El camino de la costa
Buscador
Atrás

FITUR 2017-Etapa 6. Pontevedra-Caldas de Reis

Imagen cabecera

Pontevedra - Caldas de Reis

Distancia: 22 kilómetros

Desnivel: escaso; el más destacado es de 100 metros de altura en el tramo entre San Caetano y Santo Amaro

Albergues: Pontevedra y Caldas de Reis

Sellado de la credencial: albergues de Pontevedra y Caldas de Reis

Toca volver a andar. La ruta en Pontevedra atraviesa el conjunto histórico, uno de los más hermosos y mejor conservados de Galicia y en el que destacan las plazas públicas, de las que A Ferrería, centro neurálgico de la vida de la ciudad, es una de las más conocidas.

El convento de San Francisco y el santuario de A Peregrina, patrona de la provincia de Pontevedra, son dos puntos de referencia. La capilla de A Peregrina, levantada en 1778 y con fachada de estilo barroco con elementos neoclásicos, es uno de los edificios simbólicos de la ciudad del Lérez. En el cuerpo superior pueden verse las imágenes de Santiago, san Roque y la patrona como protectores de las y los fieles que van camino de Santiago de Compostela por la ruta portuguesa. El convento de San Francisco, construido casi en su totalidad en el siglo XIV, fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1896.

Pontevedra

Las ruinas de San Domingos (siglos XIV-XV) están en la lista de lugares que debemos visitar en la Boa Vila. Entre las plazas, la de Ourense y la de A Estrela, que rodean la de A Ferrería, son emblemáticas, y también merecen una mención especial las de O Teucro, A Verdura, As Cinco Rúas, Méndez Núñez y Mugartegui (o A Pedreira).

La basílica de Santa María, iniciada en el siglo XVI por el Gremio de Mareantes y declarada Monumento Histórico-Artístico en 1931, es un símbolo religioso de gran trascendencia en Pontevedra. Su estilo resulta de una combinación de gótico tardío y renacimiento. A este último pertenece la fachada principal, considerada una de las obras cumbre del plateresco en Galicia.

Para pasear y tomarse un respiro un lugar ideal es la alameda del arquitecto Alejandro Sesmero, conjunto del que forman parte el jardín de Eduardo Vicenti y el paseo de As Palmeiras. Allí, cerca de las Ruinas de Santo Domingo, puede verse el monumento a los héroes de Ponte Sampaio.

El animado ambiente del centro histórico invita a probar la gastronomía local en alguno de sus muchos restaurantes y taperías. Entre las fiestas de Pontevedra destacan los carnavales, la Feira Franca y la Peregrina, esta última el segundo domingo de agosto.

Abandonamos la capital por el puente de O Burgo sobre el río Lérez y pasamos más adelante por el observatorio de A Xunqueira de Alba (marisma), un humedal de setenta hectáreas clasificado como Espacio Natural de Interés Local, con centenares de especies vegetales, más de ciento veinte de aves y unas cuarenta de mariposas.

Estamos en Santa María de Alba, donde encontramos la iglesia parroquial edificada originariamente en el siglo XII en estilo románico, consagrada por el célebre arzobispo Diego Xelmírez, y enteramente reconstruida en el XVIII. Su torre campanario es típica de los templos rurales gallegos. Pasaremos después por la capilla de San Caetano (s. XVIII) y nos adentraremos en la parroquia de Cerponzóns a través de los frondosos bosques de Reirís y Lombo da Maceira. Aquí recorreremos una senda rodeada por un muro de piedras cubiertas de musgo y hiedras, y a continuación pondremos pie en Barro, otro municipio del Camino.

En Ponte Valbón pasamos ante el crucero de Amonisa, con una talla de Santiago el Peregrino en el fuste que indica el camino hacia Santiago de Compostela. Nos encontramos ya a 50 kilómetros de nuestro destino, como veremos en el mojón del camino. Cabe destacar en este trecho la iglesia de San Martín de Agudelo, del siglo XII y de estilo románico, en la que se aprecia la influencia del taller del maestro Mateo.

En Barro descubrimos el Parque de la Naturaleza Río Barosa, con un bello paisaje de cascadas y remansos, en el que destacan la cascada de Barosa, que salva treinta metros de desnivel, y una serie de catorce molinos de agua restaurados, en los que se molían cereales. El parque es un precioso entorno natural en el que tomarnos un merecido y reparador descanso.

Barro

En nuestra caminata salvamos el río Agra y entramos en el municipio de Portas, para llegar a Barosa y Briallos, donde visitamos la capilla de Santa Lucía.

Estamos ya cerca de nuestra parada final del día en Caldas de Reis, bañada por los ríos Umia y Bermaña, y que se distingue por su situación estratégica en la provincia, la riqueza paisajística y las aguas termales. Pasamos en nuestra llegada por la iglesia de Santa María, de estilo románico con añadidos de los siglos XVII y XVIII.

El parque-jardín y el robledal del Umia conforman un formidable espacio natural declarado Paraje Pintoresco y Jardín Histórico, que presume de contar con más de un centenar de variedades de especies de todos los continentes, algunas difíciles de encontrar en Galicia.

Concluimos nuestro periplo en la localidad tras una larga jornada. Mañana emprenderemos nuestra última etapa en la provincia. Destino: Pontecesures.

Conocí a...

Imagen conocí

"Es costumbre ver a peregrinos disfrutando de las propiedades curativas del agua termal"

Rita Iglesias

TERMALISMO