Sumérgete en los bosques de interior

Buscador
El interior de Rías Baixas conserva espacios naturales en su estado más puro con aldeas tradicionales que harán las delicias de cualquier visitante. Rutas en las que deberás adentrarte sin reloj y sin hora de regreso.

El municipio de Vila de Cruces es conocido principalmente por su Fiesta del Gallo de Corral. Ésta forma parte de la Red Europea de Patrimonio Gastronómico debido a la utilización de productos locales y a la promoción de la cocina tradicional, con la característica de que se utilizan gallos criados al aire libre y alimentados de manera totalmente natural.

Para no perder de vista esa sensación de libertad, la visita puede completarse conociendo varios lugares en medio de la naturaleza. El embalse de Portodemouros, en la cuenca del río Ulla, tiene una capacidad de casi 300 hm3 y un tamaño tal que baña cuatro concellos. Allí mismo puedes acercarte a las seis islas de Gres, unos islotes formados por el río Ulla, unidos por pasarelas, por los que las personas visitantes acceden a una zona de descanso junto al río.

El lugar de Os Sobreirais do Arnego también tiene que ver con el río y con el bosque. El Arnego, afluente del Ulla, tiene uno de los bosques mixtos mejor conservados, formado por robles y alcornoques, presentes sólo en valles fluviales bien abrigados. El valle de Carmoega, en el municipio de Agolada, con un sendero de molinos, es un lugar idóneo donde se puede practicar la pesca. Además, cuenta con un área recreativa.

En Silleda te espera la magia del románico escondida en una fraga gallega; desde la cascada del río Toxa podrás disfrutar del recorrido por el sendero que lleva al monasterio de Carboeiro. Debido a su importancia natural este espacio forma parte del Lugar de Importancia Comunitaria Sistema Fluvial Ulla-Deza. Durante seis kilómetros se desciende al pie de la cascada, cruzando un puente de hierro por el cual se llega a la localidad de Merza. Dejando atrás la playa fluvial de A Carixa y el lugar de A Portela, llegarás a una calzada medieval y al puente romano conocido como ponte do demo (puente del demonio). Una vez en San Lourenzo de Carboeiro podrás deleitarte con una de las mejores muestras de arte románico ojival.

Entre Tabeirós y Deza existen unas marismas llenas de turberas: las Brañas de Xestoso, área protegida Red Natura, en las que destaca la lagoa sacra (laguna sagrada), un prado lleno de humedales que se secan en verano, donde viven reptiles, anfibios, halcones, águilas, zorros o lobos. Lo más curioso de este enclave es la leyenda que dice que la laguna fue amurallada tras una batalla en la que numerosos muertos fueron arrojados al agua, procediendo a la instalación de un muro para evitar que fueran profanados.

La vida y los conocimientos de las aldeas gallegas es algo que se trata de proteger como el más preciado tesoro, pues cada vez son menos los lugares donde se mantienen las tradiciones y ciertos oficios que están desapareciendo por falta de generaciones que los sustituyan. En Doade, Lalín, existe un lugar llamado A Casa do Patrón, donde se trata de revalorizar y dar a conocer todo este valor etnográfico y el acervo popular de una región. En dos mil metros cuadrados y con más de cuatro mil piezas este museo hace un repaso tanto de cómo eran las viviendas antiguamente como del día a día en una aldea, desde la escuela de las niñas y niños hasta las labores agrícolas, alfareras, de carpintería, de cantería o de cestería entre otras. 

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Otoño Primavera Verano
Dónde...
Interior Norte   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos