Cabecera experiencia

Cuatro bosques para gozar del otoño en As Rías Baixas

Buscador
Disfrutar con...
Icono Pareja Pareja Icono Grupo Grupo Icono Solo Solo Icono Familia Familia
Cuándo ir...
Icono Otoño Otoño
Dónde...
Icono Costa Norte Costa Norte Icono Costa Sur Costa Sur Icono Interior Norte Interior Norte
Con la llegada del otoño los sotos de castaños alcanzan su mayor esplendor. Os recomendamos cuatro bosques de frondosas en As Rías Baixas para gozar del espectáculo de la naturaleza.

Los bosques de castaños son uno de los paisajes más representativos de Galicia. La mejor época para disfrutarlos es el otoño, cuando alcanzan todo su esplendor. Las hojas adquieren esas tonalidades ocres tan características de la estación y el suelo se convierte en un mullido manto de tierra húmeda, hojas caducas y erizos de castañas. ¡Os animamos a vivir la experiencia del otoño en cuatro bosques de As Rías Baixas!

Fraga de Catasós

Uno de los bosques autóctonos más reconocidos de la provincia de Pontevedra es la Fraga de Catasós, en el municipio de Lalín. Se trata de un bosque de robles y castaños centenarios que alcanzan, en algunos casos, los 30 metros, por lo que son considerados los más altos de Europa. La fraga perteneció a la familia Quiroga de Catasós, que habitó el pazo en el que, años más tarde, la escritora Emilia Pardo Bazán escribió Los pazos de Ulloa. Actualmente es propiedad de la Xunta y goza del reconocimiento de Monumento Natural. La zona se puede explorar a través de una ruta de senderismo, señalizada por el Ayuntamiento, que permite conocer iglesias, molinos, cruceros y otras muestras de la arquitectura popular. Destacan los sotos de castaños de Cardiego y de Quiroga; en este último lugar crecen ejemplares de castaño de más de 200 años.

Fraga de Catasós
Fraga de Catasós

Parque Natural de Cotorredondo

En la península de O Morrazo, el espacio natural de Cotorredondo-Castiñeiras también alberga varias concentraciones de castaños, tal y como ha quedado reflejado en la toponimia del lugar. Se trata de un área de gran interés paisajístico en la que coexisten árboles de distintas procedencias con especies autóctonas. En esta zona encontramos hoy en día sotos de unos veinte años de antigüedad que pertenecen a diferentes comunidades de montes. Al norte, cerca del lago de Castiñeiras, se encuentra la plantación de los comuneros de Vilaboa, y al sur se halla el soto de San Tomé de Piñeiro, en Marín. Si ascendemos al punto más alto de la zona, en la cumbre de Cotorredondo (a 550 metros), podremos gozar, además, de unas espectaculares vistas. En el lugar existe una torre de vigilancia contraincendios que funciona también a modo de mirador. Está gestionada por los comuneros de Santa Cristina de Cobres y se puede solicitar permiso para realizar visitas en grupo.

Parque Natural de Cotorredondo
Parque Natural de Cotorredondo

Montes de Vigo

En As Rías Baixas es posible el reencuentro con la naturaleza sin necesidad de alejarse mucho de la ciudad. Es el caso, por ejemplo, de los montes que rodean Vigo, entre los que destacan los parques forestales de Saiáns y Coruxo, cuya visita merece la pena no sólo por sus bosques de castaños, sino por las rutas de senderismo salpicadas de merenderos, fuentes y restos arqueológicos. Los montes de Coruxo poseen uno de los sotos de castaños más antiguos de Vigo, de unos 20 años de antigüedad. Se puede descubrir el bosque y la zona colindante a través de un sendero de 9 kilómetros que nos conduce por curiosas fuentes, como la del sapo, petroglifos y miradores sobre la ría. Por su parte, el parque de Saiáns cuenta con el 50 % de su masa arbórea dedicada a frondosas, básicamente roble y castaño. Hay sotos de castaños de 15 años y otros más recientes. El parque se puede rodear haciendo una ruta circular de 3 kilómetros que nos llevará a lugares con mucho encanto, como la Fraga de Cal do Outeiro y los molinos de A Estea.

Montes de Vigo
Montes de Vigo

Bosques de Ponte Caldelas

En los alrededores de Ponte Caldelas existen exuberantes bosques de robles, castaños y abedules que crecen en las riberas del río Verdugo. Una buena propuesta para descubrir la zona es tomar el sendero azul que parte de la playa fluvial de A Calzada y sigue el cauce del río en dirección a A Lama, hasta la parte alta del municipio. A lo largo de la ruta nos encontraremos con restos de molinos, cascadas, el peto de ánimas Almiñas do Río y los pasos fluviales de A Fraga y Portasouto, de gran interés etnográfico. Se trata de construcciones ancestrales de piedra, también llamadas poldras, utilizadas para cruzar el río. La senda nos descubrirá hermosos ejemplares de castaño, especialmente en el entorno de la aldea de Portasouto. Muy cerca de aquí, perfectamente indicado, se conservan los restos del foxo do lobo, una trampa tradicional para capturar a este animal, situada en el lugar de Laxoso de Abaixo.

Bosques de Ponte Caldelas
Bosques de Ponte Caldelas

En estos cuatro bosques se encuentran esparcidas por el suelo abundantes castañas. Es importante tener en cuenta que, en los montes comunales, las castañas son propiedad de las comunidades que los gestionan. No obstante, éstas no suelen molestarse si las personas visitantes recogen durante su paseo algunos frutos, siempre que no se haga de forma intensiva y para uso comercial. Para disfrutar de este producto de temporada es conveniente acudir a alguno de los numerosos magostos que se celebran por doquier o adquirir las castañas en el mercado, donde encontraremos el mejor producto etiquetado con el sello de Indicación Geográfica Protegida Castaña de Galicia.

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Otoño
Dónde...
Costa Norte    Costa Sur    Interior Norte