Restos de nuestros antepasados en O Morrazo

Buscador
La separación natural entre las rías de Vigo y de Pontevedra avanza cuarenta kilómetros mar adentro hasta casi alcanzar las islas Cíes. Las llamadas "islas de los dioses" compartían advocación pagana con otros territorios de Rías Baixas en la época en la que fueron designadas de esta manera. O Morrazo todavía atestigua con sus restos arqueológicos los puntos sagrados donde habitantes de la antigüedad erigían sus altares.

Muy cerca de la playa de Mogor, en el municipio de Marín, se encuentra uno de los petroglifos más reconocidos de Galicia: el laberinto de Mogor, que ha llegado a nuestros días en un buen estado de conservación, con más grabados rupestres a su alrededor. A la gran roca, A Pedra dos Mouros, se accede por una pasarela acondicionada para observar este arte sin dañarlo.

Estos grabados guardan semejanzas con otros encontrados en otros puntos del norte de Europa y existen muy diversas teorías sobre cuáles pueden ser sus significados: marcas geográficas, delimitaciones territoriales, homenajes a los dioses…

En el municipio vecino de Moaña, entre los montes de Domaio y Gagán, hay una zona llamada "Chan" por el llano creado entre ambas elevaciones. Hace más de cinco mil años en este lugar se levantó un monumento funerario, llamado Chan de Arquiña. Este dolmen se encuentra actualmente semienterrado y se pueden observar los restos de la mámoa que lo cubría. Dieciséis piedras en total componen esta tumba primitiva, en la que se hallaron vasos de cerámica, hachas y cuchillos durante las excavaciones realizadas en 1953.

Uno de los lugares más fotografiados y más visitados es el mirador del monte de O Facho, en el municipio de Cangas. Desde allí la vista domina la ría de Vigo, la de Pontevedra, los acantilados de las islas Cíes y las playas de Ons, hasta la bahía de Baiona y la península de O Grove.

A 160 metros sobre el nivel del mar, el monte de O Facho se ubica en la aldea de Donón. Su posición geográfica hizo de este lugar destino y parada de varias civilizaciones a lo largo de la historia. Teniendo en cuenta que tenían ante sí uno de los mejores miradores de las Rías Baixas el lugar era el idóneo para situar un templo religioso, convirtiéndose en uno de los primeros lugares de peregrinación de la costa atlántica.

Unas 174 piedras (aras) se levantan en la ladera este del monte. Sus grabados hacen referencia al ofrecimiento a un dios, con su nombre cincelado en su superficie y en ocasiones el nombre de la persona a la que se le dedica. Estos altares votivos funcionaban a la manera de los exvotos y el destinatario de la fe puesta en ellos es el dios Berobreo. Algunas se encuentran en el Área Arqueológica del Museo Quiñones de León (Vigo). Además de estos altares el poblado castreño de Beróbriga cuenta con casi cincuenta castros circulares, habitados desde el siglo IV a. C. hasta el I a. C. 

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Otoño Invierno Primavera Verano
Dónde...
Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos