Semana Santa en As Rías Baixas: pasos hacia Cangas y Meis

Buscador
Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Primavera
Dónde...
Costa Norte    Costa Sur   

Si hay dos puntos neurálgicos de la Semana Santa en la provincia de Pontevedra, ésos son sin duda los municipios de Cangas y Meis. Ambas tradiciones, que tienen reconocido su interés turístico gallego, son sinónimo de solemnidad, realismo y alta espiritualidad. ¡Revivirás la Pasión de Cristo!

La gran participación es una de las señas de identidad de la Semana Santa de Cangas, en O Morrazo, hoy consolidada y arraigada. La Cofradía de la Virgen de los Dolores y de la Soledad, la del Santísimo Cristo del Consuelo y la de la Misericordia tienen su origen en el siglo XVIII. A lo largo de los años sus rituales se han ido enriqueciendo y han dado lugar a una de las escenificaciones más vistosas y artísticas, así como de más recogimiento. Hoy esta tradición está considerada como una de las más completas y espectaculares de toda la provincia.

Las tallas, que destacan por ser articuladas pero también por su tamaño y decoración, van precedidas por el paso de los penitentes encapuchados. Estas figuras, prácticamente únicas en Galicia, llevan además el sello del maestro Cerviño, escultor del célebre crucero de O Hío. Los actos se suceden a lo largo de distintas jornadas. Así, el Viernes de Pasión supone el inicio de la Semana Santa de Cangas, con una misa y una procesión, en un trono bajo palio. El Domingo de Ramos, los jardines de Félix Soage son el epicentro de la tradición, donde tiene lugar la bendición de las palmas, punto de partida de una procesión con la imagen de Jesús sobre una borriquilla.

El Miércoles Santo la comitiva parte del templo en la procesión de la Soledad de María con la imagen de la Virgen acompañada por mujeres de la villa y tambores de cofrades. El itinerario incluye la zona vieja o la plaza Eirado do Señal, donde tiene lugar una ofrenda a la Virgen.

El Jueves Santo por la tarde la cruz procesional de plata y oro preside la procesión de La Santa Cena, en la que destacan pasos como La Oración del Huerto, La Flagelación o La Santa Cena. Bajo palio, la Virgen de los Dolores cierra la comitiva.

El Viernes Santo es el día grande, pues en esta jornada tiene lugar la procesión matutina conocida como La Negación de San Pedro. A continuación, la del Santo Encuentro simula el Calvario de Cristo. En este momento son las imágenes articuladas de San Juan, la Verónica junto con Las Tres Marías y la Santísima Virgen de los Dolores las que sorprenden, en la zona vieja, para encontrarse en la plaza de la Constitución con el paso del Nazareno, acompañado del Cirineo y de sayones romanos. Por la tarde tiene lugar la representación del Descendimiento, momento en que la imagen articulada del Cristo se desclava y se deposita en una urna de cristal a los pies de la Virgen de los Dolores. Emoción y realismo se suman a una escena que tiene continuidad con la procesión del Santo Entierro y la del Silencio, a las doce de la noche. Las velas como única iluminación, los tambores marcando el paso y los cofrades distinguen a este momento.

El Sábado de Pascua se celebra en la iglesia el velatorio con las luces apagadas. El día siguiente, el Domingo, tiene como protagonista la alegría escenificada en la Resurrección y la procesión del Cristo Resucitado.

En Paradela, Meis, tiene lugar otra de las celebraciones más conocidas de toda Galicia. Aunque no hay certeza sobre su origen, sí se sabe que procede del siglo XVIII, momento en que se adquirió una talla de Jesús. Si antes era en el interior de la iglesia donde tenían lugar las representaciones –mediante una talla articulada con la que se escenificaba el desenclavo– hoy estos rituales han salido a la calle en una tradición de gran arraigo desde 1920. El realismo es el principal rasgo de esta tradición, en la que se representan, en vivo y en directo, todos los pasajes bíblicos de la Pasión de Cristo.

En la actualidad, la Última Cena o la Resurrección del Domingo de Pascua son algunos de los momentos escenificados en este singular y peculiar evento. Otras escenas relevantes son la bendición del Domingo de Ramos, la representación del Prendimiento y Juicio del Sanedrín el Jueves Santo, la escenificación de las últimas horas de la vida de Jesús con el viacrucis, el desenclavo y descendimiento de Jesús o la procesión del Santo Entierro el Viernes Santo, así como la bendición del agua y del fuego, la escenificación de la Resurrección de Jesús o la procesión de Resurrección, ya en las jornadas del Sábado y Domingo de Pascua.

Otras manifestaciones en la provincia

Pero además de en Cangas o en Meis, la Semana Santa tiene otras localizaciones claves en As Rías Baixas. Así, en Baiona es posible asistir a la conmemoración anual cristiana de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret. Por ello, es un período de intensa actividad litúrgica. El Jueves Santo tiene lugar la procesión de los Pasos con figuras vivientes, y el Viernes Santo se escenifica la del Santo Entierro –o procesión de los hombres–. La de la Dolorosa –o de las mujeres– cierra los actos en el municipio. En el caso de Tui, destacan los del Viernes Santo, momento en que tienen lugar el Encuentro, el Sermón del Desenclavo y la procesión del Santo Entierro.

Por su parte, en A Guarda se ofician la misa in cena domini, la eucaristía predicada y la procesión de los Pasos. La Adoración de la Cruz tiene lugar el Viernes Santo, con la procesión del Encuentro, el sermón de las Siete Palabras y la procesión del Santo Entierro. La de la Soledad de María con viacrucis, la vigilia pascual y la misa solemne de Gloria cierran, el Sábado Santo, esta tradición. En cuanto a las principales ciudades de la provincia, la Semana Santa de Pontevedra tiene su origen en el siglo XV. En la actualidad, asistir a esta liturgia significa vivir momentos tan singulares como la procesión con la imagen de Jesús entrando en Jerusalén, la del Cristo de las Caídas, la de Jesús Nazareno y María Santísima de la Esperanza, la de la Santísima Virgen de la Soledad y Jesús, la de los Pasos, la del Encuentro con viacrucis penitencial, la del Santo Entierro o la del Encuentro del Resucitado con su madre, la Virgen María.

La Pasión de Cristo también puede revivirse en Vigo, donde el Domingo de Ramos tiene lugar la procesión de La Borriquita. El Jueves Santo sale de la iglesia del Sagrado Corazón la procesión de La Pasión, en el barrio de Teis se escenifica la de Nuestro Padre Jesús Nazareno y la Virgen de los Dolores, y en Bouzas la procesión del Nazareno y la Virgen Dolorosa de la Reconciliación. En la jornada del Viernes Santo, salen a la calle la procesión del Encuentro, la de la Virgen de la Soledad y la del Santo Entierro. 

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Primavera
Dónde...
Costa Norte    Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos