Cabecera experiencia

¡Alto ahí! ¿Vienes al Entroido de los Xenerais da Ulla?

Buscador
Disfrutar con...
Icono Pareja Pareja Icono Grupo Grupo Icono Solo Solo Icono Familia Familia
Cuándo ir...
Icono Invierno Invierno
Dónde...
Icono Interior Norte Interior Norte

Es una de las manifestaciones más pintorescas del carnaval en As Rías Baixas. Declarada Fiesta de Interés Turístico de Galicia, en varios ayuntamientos del rural de la provincia de Pontevedra se celebran los famosos altos o atranques de los xenerais.

En las riberas del río Ulla, al calor del hogar, las personas mayores recuerdan antiguas costumbres y las más jóvenes desean ser sus protagonistas. Los xenerais son un bello espectáculo, montados a caballo y ataviados con vistosas vestimentas de gran valor que impresionan por su tradición y elaboración, y evocan un fuerte sentimiento en las vecinas y vecinos participantes.

Es necesario remontarse a mediados del siglo XIX para entender los orígenes de esta festividad, aunque se desconoce la fecha exacta de su comienzo. Se cree que está relacionada con los soldados que lucharon por su tierra en la guerra de la Independencia o que conmemoran a los generales de las guerras carlistas, por su florida vestimenta.

Las primeras palabras sobre el Entroido de los Xenerais da Ulla las escribe Alfredo Vicenti. En 1870, en su libro A orillas del Ulla, documenta los acontecimientos acaecidos en el ayuntamiento de A Estrada durante el lunes de Entroido. Neira Vilas o Bouza Brey también dejan constancia de esta tradición a través de varias crónicas.

En los desfiles las y los participantes lucen trajes que tardan meses en confeccionar y que llevan miles de abalorios. Son un ejército distinto: pacíficos y bromistas, engalanados con piezas cosidas a mano con mucha precisión. En estos uniformes decimonónicos destaca el peculiar tricornio de los xenerais, del que sobresalen plumas de pavo real. Los caballos también llevan ornamentación en la cabeza y el pecho.

Entroido de los Xenerais da Ulla
Entroido de los Xenerais da Ulla

Del 28 de enero al 3 de marzo los xenerais cabalgan por los municipios recitando los famosos altos o atranques, auténticas luchas dialécticas en las que miden su destreza verbal y no dejan títere con cabeza. Pero antes de eso, los correos anuncian su llegada y las vecinas y vecinos les agasajan con bebida y comida. Los xenerais van de puerta en puerta dando las vivas: palabras llenas de deseos de vida para cada familia. Tras ellos van las comparsas, el coro de bonitos (de niñas y niños) y el coro de vellos (de adultos).

Desde A Estrada, pasando por Silleda y acabando en Vila de Cruces, el carnaval rural de Pontevedra hace que ésta sea una buena época para conocer estos lugares. Camelias en flor, lamprea del Ulla, cocido gallego… Dicen que quien prueba repite una y otra vez.

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Invierno
Dónde...
Interior Norte