Cabecera experiencia

Visitas singulares: cementerios históricos de As Rías Baixas

Buscador
Disfrutar con...
Icono Pareja Pareja Icono Grupo Grupo Icono Solo Solo Icono Familia Familia
Cuándo ir...
Icono Otoño Otoño
Dónde...
Icono Costa Norte Costa Norte Icono Costa Sur Costa Sur
Te proponemos un paseo artístico e histórico por los cementerios más singulares de la provincia, una forma alternativa de conocer no sólo el pasado, sino las tendencias estéticas que dominaron el arte funerario de diferentes épocas.

El cementerio Pére-Lachaise de París, el de Chacarita de Buenos Aires, el de Poblenou de Barcelona… Son muchas las grandes ciudades del mundo que tienen en sus cementerios grandes polos de atracción turística. Algunos camposantos guardan, además de información histórica, un interesante patrimonio cultural, por eso no es de extrañar que el Consejo de Europa reconociese en 2010 la Ruta de los Cementerios Europeos como itinerario cultural.

En la provincia de Pontevedra también contamos con algunos cementerios de interés histórico y artístico en los que podemos hallar piezas firmadas por escultores de renombre, memoriales de grandes personalidades y conmemoraciones de hechos históricos. Te proponemos un paseo por el arte funerario de As Rías Baixas a través de sus camposantos más significativos: el cementerio de Santa Mariña de Cambados, el de Pereiró de Vigo, el de San Mauro de Pontevedra, el de los ingleses de Vilagarcía de Arousa, el de Os Eidos de Redondela y el de Arcos de Furcos en Cuntis.

Cementerio de Santa Mariña Dozo, Cambados

Cementerio de Santa Mariña Dozo, Cambados
Cementerio de Santa Mariña Dozo, Cambados

En Cambados, en la ladera del monte de A Pastora, se halla uno de los camposantos más pintorescos y bonitos de Galicia, declarado Monumento Histórico-Artístico en 1943 e incluido en la Asociación de Cementerios Singulares de Europa. Se trata del cementerio de Santa Mariña Dozo, calificado por el escritor Álvaro Cunqueiro como "el más melancólico del mundo". El camposanto acoge en su interior las ruinas de un antiguo templo del siglo XV, muestra del llamado gótico marinero. La nave carece de techo y se puede visitar su interior para admirar sus arcos, tallados con bolas y adornados con esculturas que representan escenas bíblicas. Destaca por su singularidad la iconografía de los siete pecados capitales, con curiosas representaciones como la de la pereza, que muestra a un hombre comiendo sus propias heces.

En torno al templo se agolpan las lápidas del cementerio parroquial, en el que están enterrados miembros de la familia propietaria del pazo de Bazán y la esposa y un hijo de Valle-Inclán, que fallecieron cuando la familia residía en Cambados. También hay algunas tumbas repartidas por el interior del templo.

En Santa Mariña sólo se celebra una misa al año, el Día de Difuntos, y es lugar habitual de paso de las personas que visitan Cambados.

Cementerio de Pereiró, Vigo

Cementerio de Pereiró, Vigo
Cementerio de Pereiró, Vigo

Diseñado por el arquitecto Jenaro de la Fuente, es el camposanto más grande y monumental de Vigo y es conocido por la riqueza y calidad de sus esculturas. En la entrada nos recibe un coche fúnebre de los años 30, el llamado Dodge "Carneiro", encargado en su día por el Ayuntamiento y en perfecto estado de conservación.

Los panteones y monumentos funerarios de Pereiró forman un conjunto artístico interesante y ecléctico, financiado por las familias pudientes de la ciudad y, en algunos casos, sufragado por iniciativa popular. Entre los principales monumentos destaca la pieza dedicada a la jurista y escritora Concepción Arenal, una obra esencial del modernismo gallego. Se trata de un monolito firmado por el arquitecto Manuel Gómez Román, que fue levantado por el Ayuntamiento. También sobresale el mausoleo dedicado a los soldados que fallecieron en Vigo tras ser repatriados de Cuba y Filipinas, que muestra la figura de un soldado moribundo. En este caso, la obra fue encargada por Cruz Roja al escultor Julio González Pola, ante la conmoción que supuso para la ciudad recibir a los hombres heridos y fallecidos en la guerra.

Las personas visitantes también quedarán impactadas con la expresividad de una de las esculturas más interesantes desde el punto de vista artístico, labrada por el escultor Francisco Asorey por encargo de la familia viguesa Gil y Sarabia. La obra representa el momento en que la muerte se lleva a una de sus tres hijas, rodeándola con los brazos por detrás.

Éstos son sólo algunos de los numerosos puntos de interés del cementerio, en el que están enterradas grandes personalidades vinculadas a la historia de la ciudad, como el héroe de la Reconquista, Cachamuíña; los industriales conserveros Alfageme, Massó y Albo; políticos como José Elduayen Gorriti, ministro que abolió la esclavitud en España; o Heraclio Botana, líder obrero asesinado en 1936.

El Ayuntamiento ha editado folletos divulgativos sobre el arte funerario del camposanto y desde Turismo de Vigo se organizarán visitas guiadas antes de que finalice el año.

Cementerio de San Mauro, Pontevedra

Cementerio de San Mauro, Pontevedra
Cementerio de San Mauro, Pontevedra

El cementerio de San Mauro, el más grande del ayuntamiento de Pontevedra, es una construcción neoclásica, diseñada a finales del siglo XIX por el arquitecto municipal Alejandro Rodríguez-Sesmero, figura clave de la expansión extramuros de la ciudad.

Como el antiguo cementerio de Eiriña se quedaba pequeño, se proyectó la construcción de un nuevo camposanto, que se abriría al público en 1882. Desde entonces, el cementerio ha sufrido diferentes transformaciones, la más importante, la ampliación de los años 60, que incluyó el traslado de la iglesia románica de San Mamede de Moldes a su interior.

San Mauro acoge enterramientos de diferentes épocas y estilos, columnas partidas, baldaquinos y mausoleos de gran riqueza arquitectónica. Entre éstos destacan el de Ramiro Trapote, realizado en mármol; el del poeta Andrés Muruais, erigido por subscripción popular; el del escritor y jurista Indalecio Armesto, con simbología masónica; y los de Eduardo Vincenti y Dolores Montero, que incluyen bustos en bronce. El camposanto también cuenta con un busto, obra del escultor Francisco Asorey, en la tumba del violinista Manuel Quiroga Losada. Otra parada obligada en la ruta artística es el panteón de la familia Sánchez Cantón, ya que en él se conserva una imagen de san Francisco perteneciente a la desaparecida capilla barroca de Os Santos de Mollabao.

Además, la instalación funeraria incluye un recinto civil en el que están enterradas las personas represaliadas en el 36, entre ellas, el político galleguista Alenxadre Bóveda y el mencionado filósofo Indalecio Armesto.

El Ayuntamiento de Pontevedra ha organizado en alguna ocasión visitas guiadas por el cementerio para dar a conocer su valor artístico e histórico. Se puede obtener más información sobre los elementos artísticos del cementerio en un folleto de rutas municipales.

Cementerio inglés de Vilagarcía de Arousa

Cementerio inglés de Vilagarcía de Arousa
Cementerio inglés de Vilagarcía de Arousa

El cementerio inglés de Vilagarcía aparece en esta relación no tanto por su valor artístico, sino por su interés histórico, ya que refleja la huella que la Armada británica dejó en el puerto arousano a principios del siglo XX. Debido a aquellas visitas de los marineros ingleses, a los habitantes de Vilagarcía de Arousa les quedó el sobrenombre de "ingleses", denominación que sigue vigente entre los pueblos vecinos de la comarca. El de Vilagarcía es también el único cementerio inglés de la provincia de Pontevedra; junto con el de Camariñas, son los únicos de Galicia.

El cementerio Naval Británico, tal y como se denomina oficialmente, fue construido en 1911, cerca del cementerio municipal, para albergar a los marineros ingleses fallecidos que no podían ser enterrados en el camposanto católico, ya que eran protestantes. Se trata de un pequeño recinto que alberga una docena de sepulturas y que permanece cerrado la mayor parte del año. Los últimos enterramientos se produjeron en los años 70 y correspondieron a los del cónsul británico en Vigo, Alexander Linsay, y su esposa, que prefirieron reposar en Galicia a su muerte.

Aunque el camposanto pertenece a la Armada Británica, el Ayuntamiento de Vilagarcía actúa de enlace entre ésta y algún posible visitante. El camposanto recibe apenas una media de tres visitas anuales de turistas ingleses atraídos por la historia de los cementerios británicos. Para conocerlo es necesario contactar con el municipio y solicitar visita previa.

Cementerio de Os Eidos, Redondela

Cementerio de Os Eidos, Redondela
Cementerio de Os Eidos, Redondela

Emplazado en el centro de Redondela, el cementerio de Os Eidos fue construido en los años 30 del siglo XIX y atesora tallas y panteones de gran valor artístico, la mayoría de estilo ecléctico. Destaca el panteón monumental del alcalde Ramón Pardo Ferro, en el que se erige una escultura de la fe con los ojos vendados. También es reseñable, por la extrañeza de su simbología, el mausoleo dedicado al procurador Francisco Crespo Rivas, colaborador de la Sociedad Arqueológica de Pontevedra, que incluye una columna coronada con una pirámide y cuyo diseño llegó de Argentina. Otro enterramiento de interés artístico es el de la familia San Román.

El cementerio de Os Eidos guarda, además, el testimonio de hechos históricos. Aquí yacen enterrados en una fosa común 42 republicanos represaliados durante la Guerra Civil, cuyo recuerdo permanece en forma de placa homenaje. Cabe destacar también que en este cementerio fue enterrado John O'Dogherty, uno de los héroes de la batalla de Ponte Sampaio, que enfrentó al ejército local contra las tropas de Napoleón para tratar de recuperar Vigo y Pontevedra.

El camposanto de Os Eidos, que ya no se usa en la actualidad, es propiedad municipal y se puede visitar libremente. El Ayuntamiento acometerá próximamente obras de conservación y restauración de sus monumentos.

Arcos de Furcos, Cuntis

Cementerio de Arcos de Furcos, Cuntis
Cementerio de Arcos de Furcos, Cuntis

El cementerio de Arcos de Furcos se ha ganado el apelativo de singular por tratarse del único cementerio subterráneo que existe en Galicia, a cinco metros de profundidad. Ubicado en un precioso paraje en torno a la iglesia de San Breixo, fue construido bajo tierra en los años 40 por razones prácticas, ante la falta de una parcela adecuada para ampliar el viejo camposanto. En su edificación participaron con gran esfuerzo las vecinas y vecinos de la aldea, que, además de sufragar la obra, colaboraron en las labores de construcción, retirando tierra y picando y trasladando granito de una cantera próxima.

A las catacumbas de Arcos de Furcos se accede a través de una escalera que conduce a un entramado de galerías divididas en dos alturas, con un total de 60 panteones y 245 nichos. Los pasillos están iluminados con luz eléctrica.

Este camposanto pontevedrés recibe cada vez más visitantes, atraídos por la curiosidad. La instalación es de titularidad vecinal y habitualmente está abierta.

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Otoño
Dónde...
Costa Norte    Costa Sur