Las Islas de las Rías Baixas

Buscador
Un parque nacional, seis islas en tres rías y leyendas e historias hacen de las Rías Baixas el destino ideal si viajar en barco y cruzar puentes forma parte de tus planes de vacaciones.

"No es el Caribe, son las Rías Baixas" es una frase común en las redes sociales, donde las playas de aguas transparentes y arena fina se comparten mundialmente en forma de fotos y vídeos. El verano de 2007 pasó a la historia para las islas atlánticas gracias a una reseña en el periódico británico The Guardian donde se calificaba a la playa de Rodas como "la playa más bonita del mundo". El verano de 2015 sucedió algo parecido, pero la autora del hito fue una gaviota. Un vídeo de YouTube dio la vuelta al mundo y enseñó las islas Cíes desde el pico del ave, que robó, grabó y devolvió la cámara con una destreza envidiable.

Lo que se ve en el vídeo es una vista magnífica de unas islas que van ganando cada vez más protagonismo, convirtiéndose en la primera recomendación si tu destino son las Rías Baixas. Accesibles desde los puertos de Vigo, Baiona y Cangas, pertenecen al Parque Nacional das Illas Atlánticas y comparten valores naturales y culturales junto al archipiélago de Ons, Sálvora y Cortegada.

Pero además de la paradisíaca playa de Rodas y los paisajes inolvidables desde sus acantilados, el archipiélago de Cíes esconde experiencias que justifican su lugar predominante en unas vacaciones en Rías Baixas: la posibilidad de acampar en uno de sus pinares, unirse al resto de campistas para ver la puesta de sol y ser el primero en abrir la tienda la mañana siguiente para ver amanecer; fondear en las aguas que las rodean y practicar submarinismo, para descubrir que el verdadero tesoro se encuentra en los fondos de una gran diversidad de fauna y flora marinas; o recorrerlas de lado a lado gracias a sus rutas de senderismo, conociendo así el resto de sus playas, menos frecuentadas que la famosa Rodas.

Vigo cuenta con otra pequeña isla, unida a tierra por un puente, accesible para turistas tan sólo a pie. Se trata de Toralla, de uso residencial y que cuenta con dos playas de unos 200 metros de largo, especialmente agradecidas los días en los que sopla viento del nordeste.

Al fondo de la ría de Vigo podrás visitar el archipiélago de San Simón. Cargado de historia, una vez lo pises podrás imaginar la magnitud de la batalla de Rande o su pasado como lazareto, cárcel o retiro espiritual. Dos pequeñas islas, San Simón y San Antón, unidas por un puente de piedra, acogen actualmente cursos, congresos o el ya reconocido festival de música Sinsal. Una excursión que sin duda no olvidarás.

En la ría de Pontevedra las islas Ons te mostrarán otra cara del Parque Nacional. En ellas también podrás acampar y hacer rutas de senderismo con una pequeña diferencia, y es que las personas campistas no serán las únicas con las que puedes cruzarte mientras paseas. La gente nativa de Ons acoge desde hace décadas al turismo, atraído por un clima mucho más libre, lo que le valió el apelativo de la isla hippie. Imprescindible probar el pulpo y acercarse al Buraco do Inferno, con cuidado de no caerse, eso sí.

La tercera de las islas del Parque Nacional, si continuamos hacia el norte, es Cortegada. En el interior de la ría de Arousa, separada por apenas 200 metros de la costa de Carril, se encuentra este archipiélago especialmente frondoso, con robledales, pinares y, sobre todo, un importante bosque de laurisilvas. Pequeñas lagunas, una antigua ermita abandonada, tierras de labradores que ya no las trabajan y un cruceiro formarán el paisaje de una excursión al pasado a muy poca distancia del presente.

Si lo que te gusta es descansar rodeado del lujo de un cinco estrellas y los cuidados de un balneario, tu destino ideal es la isla de A Toxa. Conocida por el manantial de aguas termales y la fábrica de jabones, la isla creció como destino turístico y residencial en el siglo XX. También podrás disfrutar de paseos por jardines, visitar la capilla de San Caralampio (cubierta en su totalidad por conchas de vieira) y practicar en su campo de golf de 9 hoyos. Para llegar a ella sólo tendrás que cruzar el puente de estilo modernista que la une al municipio de O Grove, al que pertenece.

El islote de Areoso se encuentra dentro de la zona natural protegida perteneciente al área de A Illa de Arousa. Tan sólo 9 hectáreas de arena blanca, con vegetación y restos megalíticos en su parte alta, es un lugar ideal para practicar deportes como kayak o snorkel.

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Otoño Primavera Verano
Dónde...
Costa Norte    Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos