cabecera-patrimonio-literario
Buscador

Pasear entre las viviendas circulares de Santa Trega (A Guarda), con el encuentro del río Miño y el Océano Atlántico a los pies, es una experiencia cargada de espiritualidad que transporta al viajero a la Galicia de hace dos milenios. Una sensación similar se vive en el monte de O Facho (Cangas do Morrazo), al admirar en el horizonte las Islas Cíes tras caminar junto al antiguo castro y hollar la cima. Y un halo de misterio cubre Campo Lameiro, donde se encuentra la mayor concentración de arte rupestre al aire libre de Europa. Bosques, fervenzas, pozas, islas, castillos… La provincia de Pontevedra destila paisajes mágicos en sus cuatro puntos cardinales. Estos son algunos de ellos:

Mogor (Marín) . Junto a una paradisiaca playa encontramos un conjunto de petroglifos en una ladera que guarda un secreto milenario. Los laberintos de Mogor, muy similares a otros encontrados en Laponia, Finlandia, Islandia e Inglaterra, mantienen oculto su verdadero significado 4.500 años después de ser grabados en la piedra. El yacimiento está además situado en un entorno idílico, con tres playas galardonadas con bandera azul: Mogor, Portocelo y Aguete. Un lugar mágico por sus símbolos y su paisaje.

Petroglifo de la playa de Mogor, MarínPetroglifo de Mogor en Marín
Playa de Mogor en MarínPlaya de Mogor en Marín

Islas Cíes (Vigo) . La historia de la joya del Parque Nacional Illas Atlánticas está repleta de leyendas. Una de ellas cuenta que allí desembarcó Julio César en su persecución contra los guerreros de la tribu de los Herminios. En el medievo el archipiélago estuvo habitado por monjes de varias órdenes religiosas, y desde allí, en el siglo XVII, preparaba sus ataques el temido Sir Francis Drake al mando de la Armada Inglesa. Los cazatesoros exploraron en numerosas ocasiones el entorno del archipiélago en busca del legendario galeón Santo Cristo de Maracaibo, que se habría hundido con riquezas formidables a bordo tras la batalla de Rande en 1702.

Bosques mágicos . Personajes de leyenda pueblan los bosques de As Rías Baixas. Las meigas se reúnen en las noches de luna, y las ánimas de la Santa Compaña caminan envueltas en sus sudarios por los caminos de madrugada. La provincia de Pontevedra cuenta con fantásticos espacios naturales donde los ríos fluyen mansamente entre las piedras y una exuberante vegetación autóctona, evocando fantásticas historias. El sendero desde O Toxa al espléndido monasterio de San Lourenzo de Carboeiro, el entorno de los ríos Tea y Alén en O Condado-Paradanta, o los bosques de Terra de Montes son lugares de cuento con un aura mágica.

Islas CíesIllas Cíes
Monasterio de Carboeiro en SilledaMonasterio de Carboeiro en Silleda

Santa Trega (A Guarda) . Centinela del estuario del río Miño, el castro de Trega es una maravilla arqueológica emplazada en un lugar espectacular. En 1913 fueron descubiertos los primeros restos de este yacimiento datado entre los siglos IV a. C. y I d. C. cuyos secretos salieron a la superficie en las sucesivas excavaciones. El MASAT (Museo Arqueológico de Santa Trega) espera monte arriba para adentrar al viajero en la historia del castro. Las panorámicas desde la cima del monte hacia la desembocadura del Miño, la costa de Portugal, el océano y A Guarda, son un espectáculo impresionante que disfrutan turistas de todo el mundo.

Campo Lameiro . El Parque Arqueológico de Arte Rupestre de Campo Lameiro, villa del interior de la provincia, es el sueño dorado de cualquier aficionado a los petroglifos. Aquí encontramos la mayor concentración de estos grabados al aire libre en Europa, así como una fantástica réplica de un poblado castrexo. En el centro de interpretación podemos conocer a fondo la vida y costumbres de los habitantes de Galicia hace cuatro mil años a través de paneles, pantallas, reproducciones y antiguas piedras halladas en las excavaciones como lascas, cuchillos o puntas de flecha.

Castro de Santa Tegra en A GuardaCastro de Santa Tegra en A Guarda
Petroglifo del Ciervo de Campo Lameiro, PontevedraPetroglifos de Campo Lameiro

A Lanzada (Sanxenxo) . Una espectacular playa de bandera azul en el impresionante istmo que conecta Sanxenxo con O Grove, una bella ermita, un antiguo castro y un arenal con forma de concha en el que las noches de San Juan y el último sábado de agosto se realiza un legendario rito de fertilidad. Es el mosaico que compone el paisaje de A Lanzada, que respira magia por los cuatro costados.

Castillo de Soutomaior . Al fondo de la ría de Vigo, tierra adentro para mantenerla a salvo de las invasiones por mar, fue erigida hace casi mil años una fortaleza de leyenda que hoy, completamente restaurada y con un flamante museo en su interior, vive una nueva época de esplendor. Soutomaior fue escenario de las andanzas del misterioso Pedro Madruga, noble que señoreó estas tierras en el siglo XV y batalló contra Os Irmandiños y el clero. Sobre su figura existen estudios que lo identifican con Cristóbal Colón. Para conocer los entresijos del castillo lo mejor es visitar su museo y pasear por los bellos jardines del siglo XIX. La leyenda cuenta que tras las paredes habita un fantasma, al que llaman “O Alemanote”, cuya existencia reveló la escritora María Vinyals, otro de los grandes personajes históricos que habitaron el castillo.

Ermita da Lanzada en PontevedraErmita de A Lanzada
Castelo de SoutomaiorCastelo de Soutomaior

Fervenzas y pozas . Se dice que las noches de San Juan una mora peina sus largos cabellos con un cepillo dorado en la Poza da Moura (Moaña). La leyenda narra que su padre mató allí al campesino del que estaba enamorada y ella, desolada, se sumergió al pie de la fervenza hasta desaparecer. Las fervenzas de As Rías Baixas, además de bellas, son lugares mágicos, como la de O Toxa (Silleda), la más alta de Galicia con un salto de 40 metros, la de Segade (Caldas de Reis), o la del río Barosa, en un parque de la naturaleza con hermosos molinos restaurados.

O Facho (Cangas do Morrazo) . Una espléndida panorámica de las Islas Cíes, con los acantilados de la Costa da Vela y Cabo Home a los pies de sus visitantes, se abre desde la cima del monte de O Facho, en la aldea de Donón. Allí se encuentran los restos de un castro del siglo VI a. C. del que podemos ver, tras las excavaciones arqueológicas realizadas, parte de las murallas, el foso y las piedras que conformaban las viviendas. En el lugar se erigió un santuario en honor al dios galaico Berobreo.

Fervenza da Toxa en SilledaFervenza do Toxa, Silleda
O Facho en CangasMonte O Facho, Cangas

Mámoas y dólmenes . Los monumentos funerarios emergen de norte a sur en la provincia de Pontevedra como testigos en pie del culto a los muertos en el pasado. En Moraña encontramos las mámoas de A Pallota, Paraños, Petouto, Santa Lucía, Querguizo, Monte Laceira e do Deitadeiro, y Monte Ardegán. Pero también hay muestras de estos monumentos en Redondela, Cuntis, Cotobade, Poio, Vilaboa, Marín o Sillleda. El dolmen de Chan da Arquiña (Moaña) es otro lugar que desprende magia cerca del espléndido lago de Castiñeiras y su parque natural. La senda de los dólmenes de Mos, con más de 15 piezas megalíticas, es igualmente buen ejemplo de estas construcciones milenarias.

A Cabeciña (Oia) . La Ruta Máxica de Oia sigue un recorrido de 20 kilómetros que combina naturaleza, espectaculares vistas y arqueología. El yacimiento de A Cabeciña, compuesto por un castro y un conjunto de excepcionales petroglifos, es su principal atractivo. A estos valiosos petroglifos de Oia, y a los citados de Mogor y Campo Lameiro, se unen muchos otros misteriosos grabados en numerosos municipios de la provincia: Casa da Rapadoira (Pazos de Borbén); Os Ballotes (Vilagarcía de Arousa); Pedra das Tixolas (Catoira); Pedra das Ferraduras (Cotobade), Chan de Deus, Gargantáns y Ardegán (Moraña); A Ran y Cequeril (Cuntis); Forzáns y Xustáns (Ponte Caldelas); Laxe das Lebres de San Salvador y Montecelo de San Salvador (Poio); Castro Loureiro (Barro); y Monte Tetón (Tomiño) y Pé da Mula (Mondariz) son extraordinarias muestras de arte rupestre en entornos mágicos de As Rías Baixas.

Dolmen e Mámoa de Chan de Arquina Dolmen Chan de Arquina en Moaña
Ruta máxica de OiaPetroglifo de la 'Ruta máxica de Oia'