Descubre Pontevedra desde las alturas
Buscador

Observar la ría de Vigo desde lo alto del monte de A Guía, en el barrio de Teis, nos permitirá conocer un enclave natural único, con el sonido del mar como acompañamiento musical en esta experiencia singular. Playas como las de A Punta, Temoeiras y O Areíño, los acantilados entre Punta Areíño y la playa de A Lagoa, y la industria naval son algunos de los puntos de interés que podemos observar.

Este espacio natural nos sorprenderá por su frondosa vegetación arbórea y sus impresionantes vistas tanto de la ría de Vigo como de las islas Cíes al fondo. Además, es un lugar con historia, ya que debido a su localización privilegiada las mujeres de los pescadores subían a este mirador para hacer hogueras y así indicar a sus maridos el camino a puerto, a casa.

Monte de A Guía
Monte de A Guía

Las mujeres de los pescadores encendían hogueras en lo alto del monte de A Guía para señalizar a sus maridos el camino a casa

Testigo de las vistas privilegiadas de este mirador es la ermita de  A Nosa Señora das Neves, construida en el año 1950 por el arquitecto Manuel Gómez Román sobre las ruinas de un antiguo castro. Cada 5 de agosto se celebra en sus aledaños una popular romería en honor a la Virgen, con verbenas y actos religiosos para agradecer su protección a las gentes del mar durante la faena.

Un faro para el puerto de Vigo

Un fiel compañero en nuestra contemplación será el faro de A Guía, una torre cilíndrica de color blanco que se asentó a principios del siglo XX al lado del original, que ostentaba el honor de ser, tras la emblemática torre de Hércules de A Coruña, el primer faro construido en Galicia, concretamente en 1844. Como recoge Jesús A. Sánchez en el libro Faros de Galicia, su localización dentro de la ría y no en la costa se debió a los intereses de dos comerciantes locales que en 1842 presionaron a las autoridades para que se señalizara mejor el puerto de Vigo.

Si no hemos tenido suficiente, podremos completar nuestra visita paseando por el  Sendero Azul, un recorrido circular de menos de 6 km que se inicia al lado del mar y que nos permitirá recorrer el litoral para culminar nuestra visita en lo alto del monte de A Guía, a 128 metros de altitud. Allí podremos contemplar las vistas de la ría y la ciudad y otros elementos de interés patrimonial como grabados rupestres y antiguas instalaciones militares. Toda una experiencia que merece la pena vivir si visitas Vigo.