Descubre Pontevedra desde las alturas
Buscador

Las islas Cíes son un archipiélago formado por tres islas: Monteagudo, Faro y San Martiño, cuyo entorno fue primero declarado Parque Natural y posteriormente, en 2002, Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia. Se trata del único parque marítimo del territorio nacional. El gran valor de su fondo marino, unido a un paisaje de belleza singular, le ha valido el reconocimiento de innumerables publicaciones internacionales.

Para contemplar el entorno, una de las vistas más espectaculares es la que ofrece el mirador desde el faro, construido entre 1851 y 1853, en el que, además de disfrutar de la sobrecogedora vista de las islas, los acantilados y las playas más próximas, se puede apreciar la belleza de la ría de Vigo a 178 metros de altura sobre el nivel del mar.

Islas Cíes
Islas Cíes

Destacado: una ruta a pie de siete kilómetros y dificultad media permite llegar al faro en dos horas y media

Si se quiere acceder a tan recomendables vistas puede realizarse una ruta a pie de unos siete kilómetros, con una duración de aproximadamente dos horas y media, en un tramo de dificultad media. Este trayecto permitirá a quien se aventure apreciar la rica flora y fauna del archipiélago. Además, desde esta ruta se puede conectar con la ruta del faro de A Porta y obtener así una visión más completa del parque.

Navegando a las "islas de los dioses"

Para desplazarse hasta las islas existen una serie de navieras que operan desde la ría de Vigo, normalmente desde Semana Santa hasta el otoño. Se recomienda realizar la reserva con antelación pues es tal la demanda, sobre todo en los meses estivales, que el cupo máximo establecido para preservar el paraje (2.200 personas diarias) se completa rápidamente.

La visita a las islas, también conocidas como "islas de los dioses" según los romanos por su proximidad a lo que se conocía en la época como el fin del mundo, se puede completar contratando un equipo de buceo, y así disfrutar de la contemplación de los delfines mulares, pulpos o erizos de mar que habitan sus aguas más próximas; o dedicándose a observar cormoranes, alcatraces o alguna de las más de 22.000 parejas de gaviotas patiamarillas que se calcula que viven en este paraíso terrenal.