Descubre Pontevedra desde las alturas
Buscador

Con una caída de cerca de 30 metros de altura y situada en un marco natural incomparable como es el de la sierra de O Candán, con densos bosques de robles, castaños y alcornoques, la  cascada del río Toxa es la mayor y una de las más bellas de Galicia. Este fenómeno natural, que participa en el proyecto europeo Rede Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria, se encuentra en la parroquia de Bandeira, en el Ayuntamiento de Silleda.

Se puede acceder a la cascada desde arriba, a través de un mirador pensado para observar el salto desde el ángulo superior, así como la intersección entre los ríos Toxa y Deza y sus ricos valles. Existe además un canal de agua que atraviesa la roca por pequeños túneles, pero no se recomienda utilizar esta alternativa por el riesgo que conlleva.

Fervenza do Toxa
Fervenza do Toxo

Paredes graníticas habitadas por rapaces

Después de disfrutar de una panorámica incomparable del salto podemos bajar a sus pies a través de una pista habilitada. Durante la bajada se pueden apreciar en detalle las imponentes paredes graníticas que flanquean la cascada y en las que anidan grandes aves poco abundantes en tierras gallegas, como los cuervos o los halcones.

Para completar la visita podemos acercarnos a lugares de interés próximos a la cascada, como el  monasterio de Carboeiro, una joya del románico gallego construida por discípulos del Mestre Mateo que cuenta con una ornamentación muy vinculada a la de la catedral de Santiago. Otro monumento de obligada visita es la ermita gótica de San Pedro de Ansemil, el único vestigio en pie de un antiguo monasterio medieval de monjas benedictinas. Un broche de oro cultural para un destino de agua y roca.