Ruta de las Villas Termales
Buscador

El termalismo es una actividad cotidiana en esta villa desde principios del siglo XIX, pero la hipótesis de que los romanos ya utilizaban sus aguas, fue probada al haberse encontrado más de 500 monedas de bronce en el pozo de la Burga Fuego de Dios. Algunos historiadores consideran que existía un centro termal, una mansión denominada Aquae Calidae, capital del pueblo de los cilenos.

Con una composición químico-biológica privilegiada, existen diecinueve burgas de agua mineromedicinal que manan del subsuelo a diferentes temperaturas, que van de los 18 a 59 grados, y con variadas propiedades teraupéuticas.

A comienzos del siglo XIX se creó, a merced de la filantropía de Don Pedro María Cisneros de Castro (conocido también como II Conde de Xiamonde), la Casa Grande de Castro, una de las construcciones señoriales más importantes del núcleo urbano y famosa por facilitar el uso de las aguas a aquellos que no pudieran pagar los baños.

En la Plaza de Galicia posiblemente se irguió la desaparecida Casa-Torre de la Villa del Baño (s. XV), convertida en el lavadero municipal, donde borbotea agua termal.

A mediados del siglo XIX había seis baños en Cuntis, todos ellos en condiciones muy precarias. Será en 1881 cuando entre en servicio el hotel balneario conocido como Baños de la Virgen, que con el del Castro, serán los principales establecimientos de la época. En la primera mitad de siglo XX, los seis baños y las trece fuentes termales de Cuntis, quedan unificadas bajo una misma dirección.

Cuntis