Ruta de las Villas Termales
Buscador

Una pequeña península que cuenta con un gran patrimonio termal. Al otro lado del puente, la Illa de A Toxa, un enclave paradisiaco donde se encuentran las aguas termales y medicinales. Cuenta la leyenda que el párroco de la iglesia de San Martiño abandonó en la isla deshabitada a su burro, aquejado por una enfermedad de la piel, porque no era capaz de sacrificarlo. Pasado un tiempo el párroco se acercó a la isla para dar sepultura al animal y lo halló vivo y curado, entre lodos calientes que brotaban de la tierra.

La isla tuvo su primera instalación termal en 1842, que consistía en unas barracas en las que se aprovechaban esos fangos termales y las aguas de una forma muy rudimentaria. En 1903 se constituye la "Sociedad Anónima de La Toja", que emprende la construcción del Gran Hotel, diseñado por el arquitecto Daniel Vázquez Gulías, cuya inauguración se lleva a cabo en 1907. En los años 20, ya era uno de los mejores destinos termales de Europa: Gran Hotel, Balneario, fábrica de jabones, villas de alquiler a las que acudía la aristocracia de la época, tres hoteles y un balneario de segunda categoría para los agüistas menos acomodados. Ya en esa época, contaba con todos los atractivos para hacer entretenido el tiempo de ocio: casino, campo de tiro y lugares para la práctica de diversos deportes. En la actualidad dispone de dos balnearios y un talaso.

O Grove