Ruta de las Villas Termales
Buscador

Cuenta la historia que los monjes benedictinos del Monasterio de Carboeiro ya usaban las aguas mineromedicinales de A Brea. Ubicado en la parroquia de Merza, a finales del siglo XIX, llegó la fama a un pequeño recinto en el que recibían a más de 400 personas al año. Así, las instalaciones serán mencionadas por el médico Nicolás Taboada Leal, quien hablaba de su importancia, pero también de su desaprovechamiento. Y no sería hasta un siglo después cuando se construya el balneario, siendo sus aguas declaradas de utilidad pública en 1994. Este municipio está rodeado de unos espléndidos paisajes, regados por los ríos Ulla y Deza, aunque el paraje más impresionante es la cascada del río Toxa, a muy poca distancia del balneario.

Vila de Cruces