Madamas y galanes acaparan las miradas en el Entroido de Cobres

Buscador
Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Invierno
Dónde...
Costa Sur   

Una de las puertas de entrada a la península de O Morrazo, el municipio de Vilaboa, es escenario en los primeros meses del año de la única celebración de carnaval de la zona sur de la provincia reconocida como Fiesta de Interés Turístico de Galicia: el Entroido de Cobres. Esta tradición recorre, año tras año, las parroquias de Santa Cristina y Santo Adrán.

La implicación vecinal y la alta participación son señas de identidad de este carnaval, representado por madamas y galanes. Edición tras edición, desde el sábado hasta el martes, estos personajes llenan de colorido y ritmo las mencionadas parroquias de Vilaboa. Lo hacen interpretando la conocida como Danza dos Cobres, que, puerta a puerta, anima cada hogar.

Transmitida de generación en generación, esta manifestación encuentra su inicio en los comienzos del siglo XVIII. Si por algo destaca es por la vistosidad del espectáculo que ofrece y por la ausencia de máscaras o antifaces propios de otros folclores. Así, cintas, elementos ornamentales y los reconocidos sombreros artesanales componen la carta de presentación del Entroido de Cobres. En él se produce una representación de las distintas clases sociales que se marca fundamentalmente en la vestimenta.

De este modo, en el caso de los personajes conocidos como "los de blanco", los hombres portan una gorra plana de color rojo y las mujeres la cabeza descubierta, mientras las aldeanas cierran la comitiva como trabajadoras de origen humilde vestidas de distintos oficios. De encabezar el grupo se encargan madamas y galanes, siempre con total pulcritud. Las primeras aparecen engalanadas con falda blanca y blusa sobre las que se colocan encajes, cintas y todo tipo de ornamento. El atuendo se realza con un gran y vistoso sombrero, elaborado a mano, cuyos colores, brillos y flores lo convierten en el centro de todas las miradas. Las joyas completan el singular ropaje. Al igual que ocurre en el caso de las madamas, también los galanes se caracterizan por un atuendo peculiar. Lucen sombrero con flores, camisa blanca con cintas, pantalón blanco y pañuelo.

Uno de los momentos más esperados tiene lugar el martes de carnaval: la tradicional Corrida do Galo, en la que la gente de la localidad participa en una serie de juegos populares. Al ritmo de la música y el baile, este evento provoca las carcajadas de las personas asistentes, al igual que el discurso del predicador, un enigmático personaje que lo critica todo, o casi todo.

Programa 2017 (pdf)

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Invierno
Dónde...
Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos