Patrimonio Cultural
Buscador

Rías Baixas: un paisaje celestial

El paisaje de la provincia de Pontevedra y su historia están teñidos de espiritualidad. A la belleza natural de sus bosques, ríos, playas y suave litoral se une la mística de sus rincones mágicos, de culto y retiro, donde aislarse del mundanal ruido y vivir también parte de la experiencia de este formidable destino turístico.

Monasterios, iglesias o santuarios son remansos de paz enclavados en paisajes idílicos de costa e interior. La catedral de Santa María en Tui constituye la joya de la corona de un hermoso casco histórico a orillas del Río Miño. El paisaje urbano de Pontevedra no podría entenderse sin la silueta de La Peregrina, santuario con una característica forma de concha de vieira y parada obligatoria en el Camino de Santiago. El cenobio de San Lourenzo de Carboeiro en Silleda emerge sobre el frondoso bosque y corona una montaña con el Río Deza a sus pies, en una simbiosis perfecta entre la naturaleza, la arquitectura y la espiritualidad.

Catedral de Santa María en Tui
Iglesia de la Peregrina en Pontevedra

Misticismo y paisaje se funden en las Rías Baixas. Subir al monte de O Facho, en Cangas do Morrazo, nos retrotrae a la época prerromana y al lugar en el que se rendía culto a la deidad galaica Berobreo. Desde allí se contemplan las Islas Cíes, no en vano conocidas por los romanos como “Islas de los Dioses”. El cementerio de Santa Mariña Dozo, en Cambados, alcanza la categoría de obra de arte y está reconocida entre los camposantos singulares más hermosos de toda Europa.

Seis rutas jacobeas cruzan la provincia de Pontevedra. Iglesias, cruceiros, monasterios y otros lugares y monumentos de culto se suceden en el camino. Bienvenidas y bienvenidos a este paraíso terrenal en el que las tres Rías (Vigo, Pontevedra y Arousa) componen, junto a las montañas, valles y un patrimonio religioso único, un paisaje celestial.

Monte O Facho en Cangas
Cementerio de Santa Mariña Dozo en Cambados