Patrimonio Arquelógico
Search

Los castros

La piedra teje hermosos mosaicos en enclaves privilegiados desde el río Miño hasta el norte de la provincia de Pontevedra. Los castros, poblados autóctonos construidos en la Edad del Hierro, perduraron habitados varios siglos hasta su ocaso tras la ocupación romana. Con el tiempo cayeron en el olvido y acabaron ocultos bajo tierra. Ahora, emergen de nuevo tras exhaustivas excavaciones para recuperar estos tesoros.

Santa TregaSanta Trega

Santa Trega, en A Guarda, mira hacia el océano Atlántico y a la desembocadura del Miño. Este impresionante poblado es el castro más emblemático de Galicia, un monumento de visita obligada en As Rías Baixas por la historia que evoca, la belleza de su arquitectura y el grandioso paisaje en el que se asienta. Tras un paseo entre sus viviendas circulares es recomendable una visita al Museo Arqueolóxico de Santa Trega (Masat), situado en la cima, donde se exponen piezas halladas durante las campañas y se arroja luz sobre el castro y el pasado de la provincia de Pontevedra. La experiencia no puede concluir sin subir a lo alto del monte y disfrutar de la excelente panorámica hacia el océano Atlántico y el estuario del mayor río de Galicia.

Otro yacimiento de gran belleza en la costa es el de A Cabeciña (Oia), donde además existen abundantes grabados rupestres, entre los que destacan las combinaciones circulares incompletas engarzadas unas con otras. La visita al castro y a su conjunto de petroglifos nos trasladará al pasado al tiempo que disfrutamos de una fantástica vista al mar.

En Vigo encontramos las huellas de los pobladores autóctonos en el monte de O Castro, origen de la ciudad, que hoy es la mayor de Galicia. De nuevo se trata de un lugar estratégico en un punto elevado con espléndidas panorámicas. Desde la fortaleza edificada en la cima se divisan las Cíes, joya del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas, custodiando la entrada a la ría. La villa romana de Toralla y el complejo Salinae Vigo, única salina marina de evaporación solar conservada y musealizada de todo el Imperio romano, son otras visitas recomendadas en la urbe.

Vistas desde A CabeciñaVistas desde A Cabeciña
Castro de VigoCastro de Vigo

Un salto hacia la orilla contraria de la ría nos coloca en la península de O Morrazo, donde encontramos otro de los grandes castros de la provincia de Pontevedra en el monte de O Facho. Es un lugar excepcional para admirar las Cíes y las Ons, estas últimas pertenecientes también al Parque Nacional Illas Atlánticas. Además, podemos completar la visita con un recorrido a pie por la Costa da Vela y Cabo Home, un entorno salvaje y paradisiaco.

Al norte, en la comarca de O Salnés, se encuentra el yacimiento de A Lanzada, de gran importancia en el intercambio comercial con el Mediterráneo durante la Edad del Hierro y tras la llegada de los romanos. El paisaje en el que está enclavado es único, con un promontorio en el que se sitúa una bella ermita enfrente y al lado la playa de A Lanzada. La historia se mezcla en este lugar con las leyendas y ritos de fertilidad. Muy cerca, tras el istmo que une Sanxenxo con O Grove, se encuentra un complejo intermareal con una importante reserva ornitológica.

O FachoO Facho
A LanzadaYacimiento de A Lanzada

En O Grove se sitúa otro de los castros costeros de As Rías Baixas, el de Adro Vello, mientras que en pleno centro de Vilagarcía de Arousa se encuentra el castro de Alobre, un asentamiento con clara vocación comercial por su situación privilegiada en la ría. En la citada comarca de O Salnés se halla también el yacimiento de monte de O Castro, en Ribadumia, donde fueron recuperadas más de 100.000 piezas arqueológicas.

Si continuamos hacia el norte encontramos otro espléndido castro, Castrolandín, en la villa termal de Cuntis. Las excavaciones revelaron allí dieciocho estructuras de diversa cronología, funcionalidad y número de plantas, de las que pueden visitarse diez.

Monte do Castro en RibadumiaMonte do Castro en Ribadumia
CastrolandínCastrolandín

En el interior de la provincia encontramos un auténtico tesoro en Campo Lameiro. Allí está el castro de Penalba, en cuya cima se conserva la Pedra da Serpe, un petroglifo asociado a rituales de fertilidad. La arqueología reina en este municipio en el que se halla la mayor concentración de grabados al aire libre de Europa. Los petroglifos de Campo Lameiro pueden visitarse en un recorrido que concluye en una réplica de un antiguo poblado castreño. Todo el conjunto se halla dentro del recinto del Parque Arqueológico de Arte Rupestre, un moderno recinto con una completa exposición que abre una ventana a la vida de los galaicos hace cuatro mil años.

La ruta por los castros de la provincia de Pontevedra incluye otras escalas ideales para sumergirse en el pasado de esta provincia y disfrutar al tiempo de formidables paisajes. Porta de Arcos (Rodeiro), Igrexa Vella e Mercado dos Mouros (Valga), Alto dos Cubos (Tui), castro de Taboexa (As Neves), A Subidá (Marín), Toiriz (Silleda), Alto da Cruz do Castro (Cerdedo-Cotobade) y castro de Troña (Ponteareas) son enclaves de referencia para vivir una experiencia única.