Patrimonio Arquelógico
Buscador

El mar

As Rías Baixas producen los mejores mariscos y pescados del mundo. En barco o a pie, las gentes del mar de la provincia de Pontevedra salen a faenar a diario y recogen los frutos de las rías para venderlos en las lonjas de las localidades marineras, desde O Baixo Miño hasta O Salnés. De allí parten hacia las plazas de abastos, los restaurantes, las conserveras y los grandes mercados nacionales e internacionales. Una actividad diaria con enorme peso en la economía de la provincia que forma parte de la identidad de este territorio y acredita el prestigio de los productos con el sello Rías Baixas.

La cocina gallega tradicional conserva intacto el recetario, transmitido entre las sucesivas generaciones de familias, restauradoras y restauradores. La calidad de la materia prima garantiza en sí misma excelentes platos, pero las y los chefs han sabido conjugar las raíces de esta cocina con la innovación. Así, en As Rías Baixas existe una amplia lista de restaurantes en los que se preparan y sirven elaboraciones de vanguardia. Sus cartas innovan sin perder la esencia tradicional y el respeto por el producto .

Marisco
Plaza de abastos

Pescados, moluscos bivalvos, cefalópodos, crustáceos y algas marinas son manjares que se sirven a diario en los establecimientos hosteleros de este destino. ¿Qué mejor lugar para degustar estas delicias que As Rías Baixas? El producto capturado por la flota artesanal y el extraído por las mariscadoras y mariscadores pasa menos de 24 horas fuera del agua antes de su primera venta, y se presenta en el mercado en distintas modalidades: fresco, congelado, transformado en conservas o precocinado. La actividad, además, se realiza de forma sostenible.

La marca pescadeRías ¿de onde se non? es el sello de identidad para la promoción de los pescados y mariscos procedentes de la flota artesanal de As Rías Baixas y del resto de la Galicia. Los productos con este distintivo se venden en las siguientes lonjas en la provincia de Pontevedra:

A Guarda, A Illa de Arousa, Aldán-O Hío, Arcade- Soutomaior, Baiona, Lonxa de Baixura de Vigo, Bueu, Cambados, Campelo-Poio, Cangas, Canido-Vigo, O Carril-Vilagarcía de Arousa, Marín, Lonxa de Marisco de Vigo, Meira-Moaña, O Grove, Panxón-Nigrán, Portonovo-Sanxenxo, Redondela, Vilaboa, Vilanova de Arousa, y Vilaxoán-Vilagarcía de Arousa

Marisco

La variedad de mariscos en Rías Baixas es muy amplia y su calidad excelente. El mejillón de As Rías Baixas cuenta con Denominación de Origen, que ampara los moluscos bivalvos cultivados según la forma tradicional y natural en las rías gallegas. Hasta 3.000 bateas (plataformas de cultivo) se extienden por las rías, dos tercios de ellas en la de Arousa, principal núcleo de producción.

La almeja y la ostra son otros grandes clásicos en el apartado de bivalvos. La primera puede encontrarse en distintas variedades (fina, dorada, rubia, japonesa y babosa) en numerosos puntos de As Rías Baixas, aunque son especialmente afamadas las de O Carril (Vilagarcía). Las ostras se cultivan especialmente en el fondo de la ría de Vigo y su paraíso es Arcade (Soutomaior). Zamburiñas, vieiras, navajas, volandeiras y berberechos son también moluscos muy apreciados que pueden encontrarse en los restaurantes de la provincia.

Percebes, camarones, cigalas, centollas, langostas, bogavantes, cangrejos, bueyes y nécoras forman parte de la selecta lista de mariscos de As Rías Baixas. Mariscadoras y mariscadores extraen moluscos y crustáceos de diversas formas: a pie en las orillas cuando baja la marea y en las rocas; a flote, desde embarcaciones; buceando y mediante la cría en bateas, en el caso del mejillón.

Todos ellos, al igual que los anteriores, son productos de gran calidad a los que se rinde tributo en decenas de fiestas, muchas de ellas de Interés Turístico. La Festa do Marisco de O Grove, de proyección nacional, es el exponente más afamado, al que se suman otros también distinguidos como la de la langosta de A Guarda, la vieira de Cambados, el mejillón y el berberecho de Vilanova de Arousa o la almeja de O Carril. Junto a éstas se celebra un carrusel de fiestas a lo largo de la costa con otros productos del mar.

El erizo de mar está también muy presente en As Rías Baixas. Su intenso sabor a mar lo convierte en un exquisito bocado que se degusta en la provincia y se envía también a muchos otros mercados.

Pescado

El pescado de Rías Baixas goza también de gran prestigio y forma parte de los menús y cartas de todos los restaurantes. La variedad de productos que capturan las flotas de las localidades marineras es enorme. Lenguado, rodaballo, lubina o robalo, merluza, mero, rape, sardina, salmonete, sargo, sepia, solla, raya, pargo, caballa o corvina son algunas de las especies que pueden encontrarse en los mercados de la provincia y en los establecimientos de cualquier municipio.

Los barcos de bajura, que pescan en las rías y en general cerca de la costa, emplean diferentes artes en función de la especie. Enmalle, cerco o arrastre son algunas de ellas. Desde primeras horas de la madrugada las y los marineros salen al mar para capturar el pescado y venderlo en la lonja en pocas horas.

Los cefalópodos, muy sabrosos y característicos de la cocina de este destino, también abundan en las rías. Especialmente apreciado es el pulpo, cocinado tradicionalmente á feira pero con un recetario cada vez más amplio. Choco, calamar o sepia figuran también en esta lista de especies de gran calidad y muy arraigadas en la gastronomía de As Rías Baixas.

La provincia cuenta además con tres grandes puertos de interés general (Vigo, Marín y Vilagarcía de Arousa) , así como otros también importantes en los que se desembarca el producto de pesca de altura, lo que incrementa la ya de por sí amplísima oferta. El de Vigo está considerado el mayor puerto de pesca fresca del mundo. La actividad en sus lonjas desde la madrugada es frenética.

Salmón
Pulpo

Algas

Las algas comestibles han ganado una enorme presencia en la cocina en los últimos años y en As Rías Baixas abundan en diferentes variedades. Nori, wakame, codium, fideo de mar, kombu o lechuga de mar son algunas de ellas. A su singular sabor se unen un alto contenido en sales minerales y sus propiedades para las dietas depurativas.

La conserva y la salazón

Fábrica de conservas Massó en Cangas

La conserva merece capítulo propio en As Rías Baixas, territorio con una larga tradición desde el siglo XVIII. La provincia de Pontevedra es, de hecho, una de las capitales de esta industria. Entre las conserveras de mayor relevancia histórica figuran la antigua fábrica de Massó, en Cangas, en su momento de esplendor la mayor de Europa en este sector; y la de Goday, en A Illa de Arousa, primera industrializada de Galicia.

La fábrica de Massó se encuentra en estado de abandono desde su cierre, pero su imponente figura forma parte del paisaje de Cangas. Para conocer la historia de la saga familiar y de esta industria es muy recomendable la visita al Museo Massó, en el municipio vecino de Bueu, donde estos industriales poseían parte de sus instalaciones. La fábrica de Goday ha sido, por su parte, reconvertida en un Centro de Interpretación de la Conserva.

Alfageme y Curbera son otros grandes exponentes históricos de esta actividad en la provincia de Pontevedra.

La tradición de conservar alimentos marinos se remonta a la época romana. El yacimiento de A Lanzada (Sanxenxo), situado a orillas del mar, albergaba una fábrica de salazón, y un lugar imprescindible para conocer la historia de esta industria es el centro Salinae, en Vigo, donde se encuentra la única salina marina de evaporación solar conservada y musealizada de todo el Imperio Romano.

Otro espacio de gran interés relacionado con la extracción de sal son las salinas de Ulló, en Vilaboa, creadas por los jesuitas en el siglo XVII y que son hoy un entorno de gran valor natural, excelente para pasar unas horas de ocio.