cabecera-patrimonio-literario
Buscador

Escritores de Rías Baixas de otros lugares

La magia de la provincia de Pontevedra sedujo en muy poco tiempo a Julio Cortázar. Dos visitas bastaron para que el autor de Rayuela planease instalarse en As Rías Baixas con su mujer, Aurora Bernárdez, y dedicarse a pasear, pescar y darse nuevos baños en Nigrán “como Poseidón”. El flechazo fue tal que Cortázar, que mostró su admiración por el río Miño y los viñedos infinitos y observó con curiosidad los hórreos y cruceiros, comprendió de golpe “toda la poesía galaicoportuguesa”.

Cortázar es uno de los grandes autores de la literatura de todos los confines, a los que inspiró y causó profunda huella esta tierra en su vida y obra. Otro coloso de las letras, Julio Verne, tampoco necesitó más que dos escalas en su velero con pequeñas estancias en Vigo para sumergirse en algunas de las tradiciones de la ciudad, como la fiesta de la Reconquista, o visitar el escenario de la batalla de Rande.

Curiosamente, las visitas del gran escritor de Nantes se producirían de manera fortuita y ya después de publicar el clásico 20.000 leguas de viaje submarino, que relata la entrada del Capitán Nemo al mando del Nautilus en la ría de Vigo en busca de los legendarios tesoros de la batalla naval de 1702.

Estatua de Julio Verne en Illa de San Simón en Rías Baixas
Estatua de Julio Verne en Vigo

Emilia Pardo Bazán encontraba el ambiente idóneo para escribir durante sus estancias en el balneario de Mondariz, A Toxa y la Casa de Quiroga. En este último lugar, situado en Quintela (Catasós, comarca de Deza) escribiría varios capítulos del ya clásico Los pazos de Ulloa. Castelao, insigne intelectual galeguista, vivió episodios capitales en Pontevedra, al igual que María Victoria Moreno, a quien se dedica este año el Día das Letras Galegas y quien residió más de cuarenta años en la ciudad del Lérez.

Balneario de Mondariz
Estatua de Castelao en Pontevedra

El mindoniense Álvaro Cunqueiro se instaló durante sus dos últimas décadas de vida en Vigo, y la mayor urbe de Galicia también fue el lugar que eligió para asentarse Francisco Fernández del Riego. Carlos Casares, Eduardo Blanco Amor, Celso Emilio Ferreiro, Xosé Lois Méndez Ferrín son también grandes nombres de la literatura gallega vinculados a la provincia de Pontevedra.

La ferrolana Concepción Arenal mantuvo una ligazón especial con As Rías Baixas. Residió un año en la capital, donde incluso se organizó una tertulia en torno a su figura, y pasó sus últimos años en Vigo, ciudad en la que permanecen sus restos mortales, concretamente en el cementerio de Pereiró.

Esta última urbe vio alumbrar Cantares Gallegos, de la insigne poeta Rosalía de Castro. La imprenta de Juan Compañel, en el casco viejo, luce una placa en recuerdo de aquella publicación clave en el Rexurdimento de la lengua gallega.

Otro ilustre ferrolano, Gonzalo Torrente Ballester, está ligado también a esta provincia, particularmente a la ciudad olívica y a Pontevedra. En esta última urbe se rodaría además Los gozos y las sombras, basada en su trilogía y emitida con gran éxito en TVE.

La lista de creadores y creadoras, a los que ha seducido e influido esta tierra es enorme. Y no sólo los ilustres literatos han escrito hermosas palabras sobre los paisajes de la provincia de Pontevedra. También otras grandes personalidades reflejaron bellas descripciones en diarios y cartas. Las maravillosas puestas de sol de As Rías Baixas impresionaron a Albert Einstein. “Riqueza de colores en el atardecer de Vigo, incomparable. El sol del sur embriaga”, evocó el padre de la Teoría de la Relatividad en una escala en crucero un 9 de marzo de 1925.

Palacete de las Mendozas en Pontevedra
Puesta de sol en Ría de Vigo