Ruta de las Villas Termales
Buscador

Caldas de Reis

Las aguas termales están presentes en la historia de esta villa desde la época de los romanos, conocida como Aquis Celenis. Antiguamente, los cilenos y romanos, asociaban las propiedades curativas de las aguas a un dios, y en este caso era Endovio, que significa "el que calienta".

Además, se encontraron dos aras votivas en las inmediaciones del casco antiguo de Caldas de Reis. La primera fue hallada en el 1798, en la construcción del Balneario Davila, y fue utilizada como tapa de alcantarilla por no saber que gran descubrimiento albergaba. Fue redescubierta y en 1909 desapareció. La segunda la encontraron en el año 2009, realizando una obra pública, en el muro de una vivienda de más de 130 años. 

En la actualidad cuenta con una fuente pública de dos caños construida por el ayuntamiento en el 1881, que mana agua a unos 50 grados. También hay dos balnearios a ambas orillas de río Umia, en pleno núcleo urbano: el Balneario Acuña que muestra un edificio de arquitectura gallega de principios del siglo XX, y el Balneario Davila, que cuenta con un hermosísimo cañaveral con cañas de bambú, único en su género.

Con respecto a Caldas de Reis, su nombre actual tiene origen en el siglo XII, cuando Doña Urraca poseía una torre defensiva en la que pasaba largas temporadas con su hijo Alfonso VII, Rey de Galicia, León y Castilla. Así pasó a denominarse Caldas de Rex, siendo villa de abolengo.

Caldas de Reis