Ruta de los monasterios
Buscador

Santa María de Aciveiro

Santa María de AciveiroIlustración de Santa María de Aciveiro de Chema Fernández Román

En las alturas que conducen a la sierra de O Candán, al oeste del Deza, se encuentra el monasterio de Aciveiro, en el municipio de Forcarei. Hoy totalmente reconstruido para servir de hospedería. Su planta es de forma trapezoidal, con dos hermosos y sencillos jardines, y la iglesia, sobresaliente, con sus muros y contrafuertes.

El paisaje está dominado por el verdor, por los prados y los árboles autóctonos, con un fácil acceso desde la carretera que une Forcarei con Lalín y Silleda. Los acebos que existieron hace siglos (acivros) quizá fueron el origen del nombre del lugar. Las nieves invernales cubren estas alturas con cierta frecuencia, lo que permitió a los monjes percibir rentas por el aprovechamiento de los neveros que se encontraban en su jurisdicción.

Una inscripción en uno de los muros de la iglesia indica el año de su fundación, 1135, lo que nos sitúa de nuevo en la centuria de la expansión en Galicia de la orden benedictina, las donaciones reales y el auge del monacato. En este caso fue el rey Alfonso VII el que hizo llamar a algunos monjes de Claraval (Clairvaux, Francia), donde el monje Bernardo estaba llevando a cabo una importante labor reformadora para que colonizasen la zona. Pero fue unas décadas más tarde cuando la comunidad monástica aceptó la regla del Císter.

Como en otros casos, algunos de los abades de Aciveiro fueron miembros de la nobleza gallega de cada momento, que profesaban en el monasterio para agrandar la influencia del linaje al que pertenecían. Éste es el caso de Pedro Martínez, cuya familia había donado tierras al monasterio.

Santa María de AciveiroPortería
Santa María de AciveiroVista aérea

Uno de los conflictos más sonados, el de las Guerras irmandiñas, es el trasfondo de una de las leyendas más curiosas, la del oso de Oseira: llevando el abad Gonzalo das Penas una paloma blanca en su hombro mientras visitaba el monasterio orensano de Oseira, los monjes de esta comunidad no le abrieron por el temor a las embestidas nobiliarias de la época. Gonzalo besó entonces a su paloma y ésta entró en el monasterio, lo que permitió que se le abriese la puerta, ocasión que quiso ser aprovechada por los nobles levantiscos para hacerse dueños de él, pero se encontraron entonces con un monumental oso que les hizo frente y los ahuyentó…

Los neveros eran depósitos de nieve que la conservaban para utilizar en verano mediante el correspondiente prensado. En épocas antiguas había dificultades para conservar alimentos, para lo que estos neveros eran de una gran utilidad; gracias a ellos el monasterio obtuvo importantes rentas. Estas estructuras se encontraban en los lugares de Fixó, Millerada y Forcarei, pero no siempre estuvieron en poder del monasterio de Aciveiro, sino que con el tiempo pasaron a ser propiedad de los arzobispos de Santiago de Compostela.

Santa María de AciveiroEstancia de la hospedería
Santa María de AciveiroEstancia de la hospedería

En la aldea de Lamasgalán de Abaixo, al nordeste del monasterio de Aciveiro, se puede, como antiguamente, seguir una ruta que pasa por Mouro Negro, Pena do Trigo y, ya en dirección sur Andón, A Cabana, O Forno y Aciveiro; el paisaje y las vistas son de gran belleza en una de las laderas de la sierra de O Candán.

Así, como ocurre con otros monasterios, las y los visitantes pueden combinar la naturaleza con el arte y la historia con la leyenda. Cuando los monjes que habitaron Aciveiro modificaron por medio del campesinado el paisaje, poniendo prados donde había bosques, caminos donde había matojos, casas donde había ciénagas, rezos donde reinaba la soledad, no pudieron imaginar que hoy el monasterio, restaurado, sería una agradable hospedería. Aquellos monjes también dieron cobijo a peregrinos y mendigos perdidos en estos parajes, duros en invierno pero repletos de vida y naturaleza en los meses primaverales y del estío.

El monasterio de Santa María de Aciveiro fue declarado Monumento Nacional por Decreto el 3 junio de 1931. Además pertenece a la Red Europea de Abadías y Sitios Cistercienses y es socio de ACIGAL (Asociación de Monasterios del Císter de Galicia).