Unha viaxe polo nadal
Buscador

Fuente de A Burga, Caldas de Reis

Fonte da Burga Caldas de ReisDed Moroz
Komozja Family. Polonia

El agua brota a 50 ºC por la boca de los leones de la centenaria fuente de A Burga en Caldas de Reis, donde peregrinas y peregrinos de todo el mundo hacen un alto en el Camino Portugués para reposar y recuperar fuerzas antes de llegar a su destino.

Caldas de Reis es una localidad rica en aguas terapéuticas y tradición termal desde la época de los romanos; los mismos que llamaban a este municipio Aquis Celenis en referencia a los cilenos, pueblo castreño que ocupaba las tierras entre los ríos Lérez y Ulla y que creó la vía romana XIX, que siglos después fue reconvertida en itinerario de peregrinación a Santiago de Compostela.

La historia se escribe con letras doradas sobre las piedras de esta localidad, pues aquí fue hallado un formidable tesoro de la Edad del Bronce y, mucho después, en el alto Medievo, los suevos la designaron sede episcopal. La reina doña Urraca poseía allí, en el siglo XII, una torre defensiva en la que pasaba largas temporadas con su hijo, Alfonso VII; de ahí su nombre: Caldas de Rex.

Por aquí pasó Thomas Beckett, arzobispo de Canterbury, en su peregrinación a Santiago de Compostela, hecho del que da fe la iglesia que se dedica al santo en el centro de la localidad. Caldas de Reis es Camino, y uno de sus señales de identidad es A Burga, construida en 1881, y cuya agua repara los dolores de las personas que vienen del sur antes de emprender el último trecho hasta Santiago de Compostela.