Unha viaxe polo nadal
Buscador

Los bosques y los humedales

CatasósHongos y gnomos
Gremio de Artesanos de Lauscha. Alemania
Hanco. Austria
Rautis. República Checa

Sotos mágicos, de grandes castaños y robles, de hadas y leyendas, de duendes y otros personajes de fantasía. Sinuosos ríos que juegan con las piedras; traviesas cascadas y fragas literarias como la de Catasós, ligada a la casa de Quiroga, en la que pasaba largas temporadas Emilia Pardo Bazán, casada con un heredero de sus dueños. Un lugar en el que esta escritora se inspiraría para crear algunos capítulos de Los pazos de Ulloa.

Los montes y bosques de As Rías Baixas son un monumento a la naturaleza; frondosos, exuberantes, de vegetación autóctona, cruzados por rutas, salpicados de miradores, molinos, iglesias y petroglifos. Espacios naturales magníficos con una espléndida flora y habitados por una variada fauna; como el monte Aloia, la sierra de O Candán o el parque de Cotorredondo.

Los humedales de la provincia son también un gran escenario natural, fuente de vida y lugar de parada y alimento de las aves que se desplazan miles de kilómetros en sus migraciones. Espacios como el magnífico Complejo Intermareal Umia-O Grove, al pie del istmo de A Lanzada; o el fabuloso estuario de O Miño, el más grande de Galicia, que podemos contemplar en toda su magnitud desde la cumbre del Trega, cerca de los mágicos muros circulares de las casas de nuestros antepasados.

Las hojas cubren la tierra en otoño, el verde se mezcla con los tonos cobreados, iluminados por los rayos del sol que atraviesan los huecos entre los árboles de los bosques de As Rías Baixas. Se genera en ellos una atmósfera natural casi mística en la que todo convive en perfecta armonía.