Unha viaxe polo nadal
Buscador

Playa de Melide, Cangas

Virgen y salvaje, Melide es un balcón de arena en el que sentarse para admirar la belleza de las islas de los dioses, las Cíes, mientras las olas rompen con fuerza en la orilla del mar. Una playa para disfrutar de la naturaleza escoltada por dunas y pinares, flanqueada por tres faros, cada uno con su propia identidad: el de punta Subrido, el de punta Robaleira y el de Cabo Home.

Un paseo sobre los acantilados de la Costa da Vela conduce a este arenal idílico frente al que navegan grandes mercantes, pesqueros, veleros y los mayores trasatlánticos del mundo; aguas que en el pasado surcaron los piratas comandados por Drake en la búsqueda de valiosos botines en As Rías Baixas. Un lugar de enorme riqueza submarina y terrestre; un espacio natural en el que apenas se percibe la huella del ser humano.

El cuadro que componen la Costa da Vela, Cabo Home, la playa de Melide y las islas Cíes se contempla en toda su dimensión desde el monte de O Facho, antiguo poblado castreño y santuario romano. Allí, en la ladera, camino de la cima, las ruinas de las antiguas casas circulares evocan el pasado de la mágica montaña.

La puesta de sol tras las Cíes es uno de los atardeceres más hermosos de As Rías Baixas. Melide continúa ajena al paso del tiempo, aislada del mundanal ruido. Las luces de los tres faros escintilan y guían los barcos hasta la llegada del nuevo día.

Playa de MelidePirata, Max Glass-Kowalski Family Co, Polonia