Cabecera experiencia

Baiona viaja en el tiempo para conmemorar el Descubrimiento

Buscador
Disfrutar con...
Icono Pareja Pareja Icono Grupo Grupo Icono Familia Familia
Cuándo ir...
Icono Invierno Invierno
Dónde...
Icono Costa Sur Costa Sur
Más de 200.000 personas invaden Baiona durante el primer fin de semana de marzo para celebrar la Fiesta de la Arribada. Caballeros, artesanos, bufones, mesoneros, zíngaras… La villa viaja en el tiempo y conmemora la llegada de la carabela Pinta, bajo el mando de Martín Alonso Pinzón, el 1 de marzo de 1493.

El pueblo de Baiona fue el primero de Europa en tener noticia del descubrimiento de América y más de 500 años después lo conmemora por todo lo alto con una fiesta multitudinaria declarada de Interés Turístico Internacional. El primer fin de semana de marzo caballeros, zancudos, artesanos de todos los gremios, zíngaras que leen las líneas de las manos, mesoneros y miles de personajes vestidos de época trasladan a la villa a hace más de 500 años.

Toda Baiona se sumerge en el Medievo durante los actos de la Arribada y multitud de personas llegan desde toda Galicia, numerosos lugares de España, Portugal y otros países. El Real Mercado Medieval supera ya los cuatrocientos puestos y excede la superficie del conjunto histórico. Las calles están tan transitadas que el Ayuntamiento ha dispuesto que, durante la conmemoración de tan magna fecha para la villa, sean de dirección única para facilitar la movilidad. La ocupación hotelera durante el fin de semana alcanza el 100 %.

Los festejos arrancan con doce disparos efectuados desde la fortaleza de Monterreal y con el torneo de justas, en el que los caballeros se disputan el amor de una joven de familia noble. Existe además un campo de entrenamiento a disposición de los caballeros y se organizan olimpiadas medievales. Exhibiciones de cetrería, competiciones de esgrima y pruebas de tiro con arco son otros de los espectáculos más atractivos, y el momento cumbre se produce con la representación teatral de la llegada de la carabela Pinta a la villa, en el arenal de A Ribeira.

En los puestos artesanales del Real Mercado se vende cerámica, cuero, bisutería o juguetes, mientras que en los gastronómicos pueden degustarse productos como pulpo, churrasco, empanada, dulces, vinos o licores. En la alameda de los aprendices, además, se desarrollan talleres de hasta diez especialidades: alfarería, tapices de época, arte de acuñar monedas, escritura medieval, cuero, repostería, bordado antiguo, orfebrería, lacrado de cartas y grabado. Los pueblos hermanados con Baiona tienen también presencia en la feria, con una parada formada por Palos de la Frontera, Santa Fe, Pornic y Vila do Bispo.

A finales del siglo XIX se conmemoró el IV Centenario del Descubrimiento a través de los actos solemnes que tuvieron lugar en Baiona, y en 1993 su conjunto histórico fue declarado de Interés Histórico-Artístico. La Arribada experimentó un enorme crecimiento hasta lograr en 2015 la declaración de Interés Turístico Internacional.

Transporte marítimo

Una de las formas de llegar a Baiona los días de la Arribada es en barco, sin duda la más adecuada para ponerse en la piel de aquella tripulación que veía suelo europeo tras meses de aventuras en alta mar. Las empresas Mar de Ons y Piratas de Nabia realizan rutas especiales de ida y vuelta el sábado y el domingo, exclusivamente durante las fiestas, para facilitar el transporte marítimo a la villa. La primera de ellas realiza recorridos desde Cangas, Vigo y Panxón, y la segunda desde Moaña, Cangas, Vigo y Panxón.

Baiona vuelve al momento en que Europa tuvo conocimiento del Nuevo Mundo. Sus habitantes lo supieron antes que nadie en el Viejo Continente.

Disfrutar con...
Pareja Grupo Familia
Cuándo ir...
Invierno
Dónde...
Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos