Playas de Rías Baixas

Buscador
Sea cual sea tu gusto a la hora de elegir una playa, en Rías Baixas existe un lugar ajustado para ti. Un clima templado y un verano que viene alargándose hasta principios de octubre ayudan a que sea un destino al que querrás volver, buscando las playas que te quedaron pendientes.

Las tres rías de la provincia de Pontevedra convierten su costa en un espejo de norte a sur, con playas vecinas y enfrentadas, desde las que se divisan bateas (muy características de estas rías y utilizadas para criar y cultivar mejillón), pueblos o villas marineras. En el caso de la ría de Arousa, la costa sur mira a la provincia vecina de A Coruña, ya que la vertiente norte de esta ría forma parte de esta provincia. Playas como la de Bamio o la de O Preguntoiro, con los servicios que garantiza la ciudad de Vilagarcía de Arousa, o arenales arbolados con sombra garantizada en la población cercana de Vilanova de Arousa. Esta ría cuenta en su interior con una isla cuya costa es espacio protegido Red Natura, A Illa de Arousa. Un viaje a ella no es un viaje completo sin una visita a la playa de Area da Secada, en la que podrás pasear y ver las dunas, parando en sus característicos pinares. Si te gusta practicar kayak o piragüismo, las empresas de turismo activo presentes en la isla te permitirán añadir al día de playa algo de deporte y acercarte al islote de Areoso, un paisaje virgen de vegetación dunar y arena blanca.

Más al sur, antes de entrar en la ría de Pontevedra, se encuentra la península de O Salnés, uno de los destinos estrella de Rías Baixas, imprescindible en el verano pontevedrés. Paseos marítimos, leyendas y ermitas se mezclan en los municipios de O Grove y Sanxenxo. Entornos rurales como Area das Pipas o Area Grande; semiurbanos y con grandes espacios de zonas dunares como Area da Cruz y Raeiros, o con las bateas de la ría como paisaje principal en Meixilloeira, son algunas de las opciones que nos ofrece O Grove. A Lanzada, una playa de más de dos kilómetros donde conocerás el ritual de las nueve olas en la noche de San Juan, rito al que se le atribuyen beneficios para la fertilidad, la capilla románica de Nuestra Señora de A Lanzada y el oleaje que atrae a practicantes de surf locales y de fuera. Por otro lado, la playa de Canelas, en San Vicente de O Grove, será la opción ideal si tu idea de finalizar un día de playa es descansar en un bar cercano con música en directo, ya que el Náutico de San Vicente cuenta desde hace varios veranos con una importante programación musical.

Sanxenxo es el municipio galardonado con más banderas azules (11) de Rías Baixas, seguido de Vigo (9) y Cangas (7). Ésta es sólo una de las razones por las que continúa siendo un referente estatal junto con Cartagena de destino turístico consolidado de sol y playa. Fronteriza con A Lanzada, O Espiñeiro es una pequeña playa de 300 metros, de carácter urbano. Otras urbanas y semiurbanas son Caneliñas y Baltar, en el pueblo pesquero de Portonovo; A Lapa, Areas Gordas y Canelas, además de la emblemática Silgar, urbana por excelencia, pegada al paseo marítimo de Sanxenxo y lugar de encuentro de turistas que repiten destino cada verano generación tras generación. Entre las playas de entorno rural, Sanxenxo te ofrece la posibilidad de visitar las de Paxariñas o Montalvo, con paisaje de acantilados y dunar respectivamente, cuyo público se nutre mayoritariamente del camping ubicado entre ellas. Otras playas dunares son Maxor y Pragueira, cercanas a Foxos, paraíso de surfistas. Lo que hace a otra playa, Bascuas, diferente al resto, es su carácter de playa nudista. De aspecto salvaje, rocoso y rodeada de un suave acantilado con una bajada al arenal, es una de las más concurridas del municipio.

De camino al interior de la ría de Pontevedra el municipio de Poio cuenta entre sus arenales con dos banderas azules, Xiorto y Cabeceira, cerca del puerto de Raxó la primera y semiurbana la segunda.

Los paisajes, la gastronomía y las tradiciones locales son los grandes atractivos de Marín y de Bueu, Cangas y Moaña, ayuntamientos todos ellos en la península de O Morrazo. Las playas marinenses ocupan un lugar destacado en la costa sur de la ría de Pontevedra. Sus arenales de Portocelo, Mogor y Aguete cuentan con bandera azul, al igual que el de O Santo, que consiguió el distintivo en el año 2015. Las playas de arena fina y mar calmo gozan de muchísima fama y miles de bañistas acuden cada verano atraídos por la belleza y la calidad de sus aguas. Te recomendamos visitar también el arenal de Loira si quieres conocer de primera mano la vida de un pueblo marinero con buenos restaurantes.

En la península de O Morrazo descubrirás que los paisajes, la gastronomía y las tradiciones locales son otros de los atractivos de esta comarca y sobre todo sus playas, mayoritariamente rurales, de arena finísima y aguas tranquilas son las que se llevan toda la fama. Bueu, Cangas y Moaña se reparten arenales de norte a sur. En Bueu podrás encontrar la escondida playa de Lapamán, pasando por Portomaior, y acercándote a la ría de Aldán, entre otros, los arenales de Area de Bon y Lagos, todos ellos con bandera azul. Desde las playas del municipio divisamos la isla de Ons, visitable en barco desde Bueu y Sanxenxo, que cuenta con playas protegidas orientadas al interior de la ría, entre las que destacan Canexol, Area dos Cans y la paradisíaca Melide. En la costa de Cangas nos encontramos con el mayor número de playas –sin contar otras muchas calas– (38 en total), de las que 7 han sido distinguidas con bandera azul. En la ría de Aldán cabe destacar las playas de Menduíña, Areacova o Areabrava, además de las paradisíacas calas como Pipín o Castiñeiras. Ya en la ría de Vigo, la zona protegida de Cabo Home y la Costa da Soavela cuenta también con arenales de destacada singularidad y reconocido valor paisajístico, como Melide, donde parece que podemos tocar las islas Cíes, o Barra, considerada la mejor playa nudista de Galicia.

Dejando O Morrazo atrás, al fondo de la ría de Vigo puedes visitar la playa de Cesantes, en el municipio de Redondela, en forma de flecha y apuntando a la isla de San Simón. Un atractivo añadido a esta playa se puede ver cuando la marea baja y quedan al descubierto las esculturas de Julio Verne y los dos buzos que lo acompañan. Se trata de un homenaje a la mención de la ría de Vigo que el escritor francés hizo en su novela Veinte mil leguas de viaje submarino.

Si bien Vigo es conocida por su aspecto más comercial e industrial, son nueve las playas que han conseguido la bandera azul en 2016. Algunas pequeñas, como la de A Punta o O Tombo do Gato, y también arenales amplios como el de O Vao son muy populares entre la población viguesa, que no dudarán en hacer su recomendación, así como la playa urbana viguesa por excelencia, Samil, de más de un kilómetro, con un paseo marítimo que empieza a animarse ya los primeros días soleados de invierno, restaurantes, jardines, parques infantiles, pinares y pequeñas playas colindantes. Te resultará imposible no parar al atardecer viendo cómo el sol se oculta tras las islas Cíes. Si decides navegar hacia ellas, la playa de Rodas será la protagonista de la mitad de las imágenes que se quedarán en tu memoria, pero si te animas a transitar por alguna de las sendas que recorren el archipiélago descubrirás otras preciosas playas y calas, como la de Figueras, Nosa Señora o Areíña, ocultas tras pinares y protegidas por los acantilados.

Val Miñor es otro destino ideal con múltiples opciones entre sus playas. En el municipio de Nigrán podrás practicar surf en Patos o pasear por los dos kilómetros de arenal de Playa América y Panxón. Al otro lado de la bahía donde estas se encuentran está la villa de Baiona, también con varias playas a lo largo del paseo que recorre su litoral y la península de Monterreal, donde se encuentra el Parador de Turismo. Después de la imponente playa de Ladeira, nos encontraremos con playas pequeñas, familiares, con un paisaje eminentemente náutico. Es el caso de A Barbeira, por estar próxima al puerto deportivo, pero con aguas templadas y transparentes. Famosa por la calidad mineral de sus aguas es A Concheira, la última antes de continuar el camino hacia el sur. En ella verás bañarse a las personas mayores del pueblo, sea verano o invierno.

Si continúas la carretera de la costa hacia el sur llegarás al límite natural con Portugal, formado por el río Miño, en la localidad de A Guarda. Las conocidas playas de Area Grande y O Muíño han recibido en 2016 la bandera azul. Esta última se trata de un extenso arenal con dunas en plena recuperación, agua de baja salinidad debido a la mezcla con la desembocadura del río y un islote llamado A Ínsua, donde se encuentra un pequeño fuerte, testigo de las antiguas guerras entre gallegos y portugueses. 

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Primavera Verano
Dónde...
Costa Norte    Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos