Puentes medievales en la costa sur

Buscador
Muchos son llamados equívocamente romanos e incluso han perdido el río que pasaba bajo ellos debido a cambios en el cauce. Los hay de un arco, de tres y hasta de diez. Algunos son paso obligado del peregrinaje, punto de reunión para el vecindario desde hace casi diez siglos o lugar de ofrendas para ritos de fertilidad. Todos ellos darán un plus de autenticidad a tus recuerdos de las Rías Baixas, pues habrás dado un paso más sobre la historia de esas piedras que hasta ahora eran tan sólo eso, piedras.

Los ayuntamientos costeros de Rías Baixas fueron, desde sus comienzos como  asentamientos, importantes núcleos comerciales, creando aldeas y pueblos a su alrededor, conformando su identidad cultural y siendo los pioneros en cuanto a arquitectura civil se refiere. Se buscaba mejorar la vida de sus habitantes y permitir el desarrollo y la comunicación entre las que ahora son ciudades y las que no muchos siglos atrás eran tierras y señoríos.

El fiel reflejo de esta unión es la cantidad de puentes en la costa sur de las Rías Baixas que se pueden visitar.

Uno de los ejemplos, del que sólo quedan restos conservados, es un antiguo puente cuya reconstrucción data del siglo XII: el antiguo puente de O Burgo, en la propia ciudad de Pontevedra, por el cual cruzan a diario las peregrinas y peregrinos del Camino de Santiago.

De un solo arco y muy frecuentado por la gente del lugar es el puente de Aldán, en el municipio de Cangas, maravilloso enclave turístico de la península de O Morrazo, que guarda tesoros históricos cerca de sus conocidas y visitadas playas. 

Siguiendo hacia el sur, la parada en Ponte Sampaio ofrece, tanto a turistas como a quien esté realizando el Camino Portugués a Compostela, uno de esos lugares para fotografiar. Situado en la desembocadura del río Verdugo, uniendo Ponte Sampaio y Arcade, por él pasaron las tropas francesas de Napoleón, derrotadas tras cinco meses de ocupación.

La ciudad de Vigo cuenta con dos puentes medievales. Situado entre edificios cercanos al estadio de fútbol de Balaídos permanece en pie el que todos llaman por equivocación "el puente romano". Antiguo paso de un camino del medievo que provenía del sur, el cambio del curso del río Lagares lo dejó en desuso y provocó su deterioro. Recuperado y protegido, forma parte del paisaje del barrio de Balaídos.

Subiendo las colinas que llevan a Sárdoma, en el municipio vigués, se puede encontrar un pequeño puente de dos arcos que forma parte del catálogo de patrimonio arqueológico desde 1998.

Si continuamos hacia Gondomar, concretamente en la parroquia de Mañufe, se puede atravesar un puente del año 1140, también llamado "puente romano", por estar localizado sobre uno antiguo del citado período.

Muy cercano y posterior en el tiempo se encuentra otro de esos puntos clave en las fotografías de toda visita al Val Miñor (acogedora comarca formada por los municipios de Gondomar, Nigrán y Baiona) que se precie. Las luces que crean los atardeceres reflejados en las marismas de A Foz, en la desembocadura del río Miñor, bajo el puente de A Ramallosa, permanecerán en tu cámara y tu memoria como habrán quedado en la de tantas peregrinas y peregrinos precursores del actual Camino Portugués por la costa. El camino que trae en peregrinación a miles de personas desde A Guarda, Oia y Baiona los lleva por este puente, que comunica Sabarís con Nigrán, con una longitud de 36 metros y sustentado en diez arcos. Dedicado a san Telmo, como puede comprobarse ante la imagen del santo que preside su arco más alzado, protagoniza una de esas historias legendarias sobre rituales de fertilidad: la mujer que desee quedarse embarazada deberá esperar a medianoche a que pase el primer hombre. Éste le verterá agua fría en el vientre y será el padrino de esa futura hija o hijo.

Ya en la parroquia de Sabarís, perteneciente al municipio de Baiona, dos puentes se conservan tras seis siglos de existencia, el puente viejo y el puente del río Groba o del Mercado, ya que se sitúa en las cercanías de la plaza de abastos del pueblo. Ambos formaban parte del antiguo Camino Real que unía Tui con Baiona.

No pierdas la oportunidad de sentirte parte de la historia pisando las mismas piedras que peregrinas, peregrinos y habitantes del lugar levantaron y cruzaron siglos atrás, mientras disfrutas de los paisajes y los paseos por la costa sur de Rías Baixas.

Disfrutar con...
Pareja Grupo Solo Familia
Cuándo ir...
Otoño Invierno Primavera Verano
Dónde...
Costa Sur   
Recursos de la experiencia
Recursos de la experiencia
Recursos cercanos
Recursos cercanos