Festivales Rías Baixas 2017
Buscador

Razones para festejar en Sinsal Estrella Galicia

Miradores, historia, deporte y agua para días de calor

Pocas veces tenemos la oportunidad de disfrutar de buena música y grandes artistas en un destino tan mágico y excepcional como la isla de San Simón.

Quizás sea por la historia que hay detrás de esta pequeña isla o por ser de los pocos festivales en los que las personas asistentes son trasladadas por las barqueras y barqueros locales a este maravilloso enclave. Además de este estupendo e insólito detalle, asistir al Sinsal significa que hemos sido de las pocas afortunadas en conseguir una entrada debido al limitado aforo de la isla.

Tanto si has podido disfrutar de este exclusivo evento como si te has quedado en la orilla, aquí te proponemos otras actividades para estos días de fiesta en los alrededores de Cesantes y San Simón.

  • Sinsal Estrella Galicia
    Río Verdugo y Ponte Caldelas Durante estos días soleados de junio seguro que a muchas y muchos se les habrá ocurrido acercarse a alguna de las decenas de playas que rodean la ría de Vigo. El río es otra gran opción, a veces desconocida, para refrescar el cuerpo en estos días tan calurosos. A pesar de su nombre, el río Verdugo, que desemboca en Arcade, es bastante benévolo en días de calor y son muchos los lugares en los que darse un buen chapuzón; de ellos destacamos tres. La playa fluvial de Comboa está situada a 17 minutos de Cesantes. Para llegar a ella atravesaremos Saramagoso, Alxán y O Rial hasta Soutomaior. El parque fluvial se encuentra nada más cruzar el río. Aunque no está señalizada, un poco más adelante se encuentra una de las joyas para los locales: el puente colgante de Soutomaior. Si continuamos carretera arriba llegamos a la playa fluvial de Ponte Caldelas, a 27 minutos exactamente de Cesantes; el baño merece el desplazamiento. Fue la primera distinguida con bandera azul. Y si lo que deseamos es pasear por el Parque Arqueológico de Tourón, a 5 minutos de Ponte Caldelas, encontraremos los enigmáticos petroglifos de los siglos III al II a. C., que bien merecen ser descubiertos o disfrutados a través de visitas guiadas.
  • Sinsal Estrella Galicia
    Castillo de Soutomaior Siglos atrás residía en él Pedro Madruga, quien fue azote de Revueltas Irmandiñas. Son muchas las leyendas y los mitos que durante todo este tiempo han bañado la imagen de este emblema de la ría gallega. Se recomienda pasear por sus jardines abiertos al público o disfrutar de una visita guiada por el interior para descubrir sus secretos. Se puede terminar el día en su terraza y tomar un refrigerio al fresco de un buen atardecer.
  • Mirador de A Peneda
    Mirador de A Peneda Una gran desconocida, pero que merece la pena visitar, es la ermita de A Peneda, un remanso de paz con un incomparable mirador.
  • Sinsal Estrella Galicia
    Sendero del Agua Para hacer deporte o pasear en familia el Sendero del Agua o Ruta del Agua, con 32 kilómetros, es una gran opción que bordea la ría majestuosamente y que cuenta con grandes vistas bajo la sombra de la arboleda. Se puede acceder a ella desde cualquiera de los municipios que atraviesa. Aunque esta ruta tiene su inicio en Vigo, el asfalto y las zonas urbanas residenciales se dejan atrás al llegar a la zona de Redondela, en Trasmañó. Desde este punto un camino de tierra atraviesa las parroquias de Cedeira, Negros, Vilar de Infesta, Chan das Pipas y Saxamonde, entre otras, hasta llegar a Pazos de Borbén. Si se inicia en Teis serían 32 kilómetros a Pazos de Borbén, y las personas más deportistas pueden recorrer los 43 kilómetros hasta llegar al embalse de Eiras. Una ruta llana y fácil para paseantes ocasionales, familias, ciclistas de montaña y corredoras y corredores.
  • Sinsal Estrella Galicia
    Petroglifos y dólmenes en Redondela Cerca de la Ruta del Agua, a su paso por Trasmañó, se encuentra el parque arqueológico de la zona, conocido como Monte Penide Prehistórico, aunque sus lindes bordean varios montes, barrios y parroquias entre Vigo y Redondela. Es un lugar mágico que nos regala vestigios de los primeros pobladores de la ría y donde algunos de los petroglifos y mámoas pasan desapercibidos para quien pasea. Por ello el tercer domingo de cada mes se ofrecen visitas gratuitas guiadas de hasta tres horas para toda aquella persona que quiera conocerlo. El objetivo es hacer cada visita diferente y acercar esta parte de la historia tanto a turistas como a vecinas y vecinos. Si se prefiere un paseo tranquilo se puede visitar alguno de sus muchos miradores, como son el de Coto Fenteira o el de Chan do Rato.