cabecera_camelia
Buscador

Pazo de Rubianes, Jardín de Excelencia Internacional de la Camelia

Más de 800 variedades y 4.000 puntos de color

No es que se cuenten por decenas, ni incluso por centenares. ¡Se cuentan por miles y se llega hasta los 4.000! Uno a uno, éstos son los ejemplares de camelia de los que puede presumir el pazo de Rubianes, catalogado en la actualidad como Jardín de Excelencia Internacional de la Camelia y situado en Vilagarcía de Arousa. El cultivo de la especie en este espacio entiende mucho de pasión, de pasión familiar, de pasión por la jardinería, y de saber jardinero transmitido de padres a hijos.

Su colección de camelias, que dibuja un mar de todas las formas y colores, hace de éste un jardín de invierno único en toda Europa. En la bella comarca de O Salnés más de cien especies diferentes decoran el paisaje de este pazo, cuya construcción comenzó a tomar forma en 1764. Habría que esperar casi un siglo, hasta 1850, para que se plantasen las primeras camelias, llegadas desde Portugal como un obsequio de los duques de Caminha. Hoy las variedades de esta planta, que muestra su plenitud en la estación fría, se cifran en 800. En esta eclosión de color que se produce cada invierno, las  especies más madrugadoras son Camellia sinensis y Camellia sasanqua. ‘Alba Plena', ‘Bella Romana', ‘Elegans', ‘Grace Albritton', ‘Hagoromo', ‘Lavinia Maggi', ‘Pomponia Alba', ‘Pomponia Luctea' y ‘Variegata', de Camellia japonica, ‘Arch of Triumph', ‘Dr. Clifford Parks', ‘Francie L.' y ‘Rosalía de Castro', de Camellia reticulata, o ‘Showa Supreme', de Camellia hiemalis, y ‘Tarôkaja', de Camellia wabisuke, juegan a reinar en el jardín. Y comparten el trono.

De hecho, el del pazo de Rubianes es, sin duda, un jardín de camelias. Lo cual no impide que esta planta de Oriente haga las mejores migas con numerosas especies también convertidas en auténticos monumentos vegetales. Es el caso de los magnolios, calocedros, criptomerias, eucaliptos, alcanforeros, fresnos, araucarias, robles o alcornoques de su parque botánico.

Con los años el jardín ha asistido a diversas intervenciones que, una tras otra, han sumado en el cálculo de esplendor del pazo de Rubianes. Con seis siglos de historia en sus muros, el enclave puede presumir, además, de ser el único señorío de Galicia. Una joya de As Rías Baixas y la provincia de Pontevedra.