Fraga da Lama do río Verdugo

Bosques y fragas mágicas

Frondosos bosques con castaños centenarios, lugares donde la tierra se encuentra con el agua y miradores naturales excepcionales brindan un espectáculo natural a quienes los visitan

 

Adentrarse en la naturaleza de la provincia de Pontevedra es descubrir parques y bosques que comparten calma y aire fresco con todas aquellas personas que los recorren. Alcanzan su esplendor en otoño, cuando las hojas adquieren tonalidades ocres, hojas caducas, castañas y setas, pero permiten durante todo el año desconectar de la rutina y respirar aire puro.

Uno de los bosques autóctonos más reconocidos es la Fraga de Catasós (Lalín), una vasta extensión de robles y castaños de hasta 30 metros, considerados los más altos de Europa. Iglesias, molinos y cruceiros salpican este pulmón centenario.

no te pierdas ...

  • Fraga de Catasós
  • Parque Natural de Cotorredondo-Castiñeiras
  • Sendero azul de Ponte Caldelas
  • Monte Aloia
Fraga de Catasós

En la península de O Morrazo, el espacio natural de Cotorredondo-Castiñeiras es un bello paraje con un pequeño lago donde se abrazan la tierra y el agua y en el que conviven castaños y otras especies.

Algunos de los castaños centenarios de la fraga de Catasós alcanzan los 30 metros y se consideran los más altos de Europa

Las vistas a las tres rías (Vigo, Pontevedra y Arousa) desde el cercano mirador de Cotorredondo son impresionantes. En As Rías Baixas es posible el reencuentro con la naturaleza sin alejarse de la ciudad.

 

Ponte Caldelas, cerca de la ciudad de Pontevedra, alberga frondosos bosques de robles, castaños y abedules en las riberas del río Verdugo. Para sumergirse en ellos es ideal seguir el sendero azul desde la playa fluvial de A Calzada. Más al sur, en los alrededores de Vigo, el Parque Forestal Monte Alba-Cepudo ofrece hermosas vistas a la urbe.

Entre pinos y robles transcurre el recorrido por la sierra de O Galiñeiro. Esta cadena montañosa, con una cumbre de 700 metros que se convierte en un excelente mirador a la ría de Vigo, se extiende hasta el Parque Natural del Monte Aloia, en Tui. En esta atalaya, que goza de extraordinarias vistas al río Miño, existen diversas rutas entre alcornoques, acebos y robles de la carballeira de la Ermita. La sierra de A Groba, más al sur, ofrece espléndidos paisajes adornados con interesantes grabados rupestres.

Encontro Verdugo e Oitavén en Soutomaior

Las raíces de Los pazos de Ulloa

La Fraga de Catasós fue propiedad de la familia Quiroga de Catasós, que vivió en el pazo de Quintela, también conocido como Casa de Quiroga. En el siglo XIX la ilustre escritora Emilia Pardo Bazán pasó grandes temporadas en este hermoso lugar donde los castaños centenarios parecen alcanzar el cielo. Este rincón fue toda una inspiración para la autora, desde el que escribió varios capítulos del clásico literario Los pazos de Ulloa.