Fiestas en Rías Baixas

Termalismo

Fuente de salud y bienestar

Tradición y excelencia definen la oferta termal de As Rías Baixas

“Aquí se curan los estragos del pensamiento y los daños de la civilización”. Esta frase que Emilia Pardo Bazán dedicó a las aguas de Mondariz en los albores del siglo XX podría atribuirse a cualquiera de las tranquilas villas de tradición termal que enriquecen la oferta turística de Pontevedra. La provincia es rica en aguas mineromedicinales y cuenta con una larga tradición en el aprovechamiento de sus propiedades curativas.

La historia de las termas de As Rías Baixas se remonta a la época romana. Entonces ya se utilizaba con fines terapéuticos el agua hirviendo que manaba de las burgas de Cuntis y Caldas de Reis. Fue mucho después, a mediados del siglo XIX, cuando los baños y balnearios vivieron su época de esplendor en Europa y los hermanos Peinador, siguiendo esta estela, iniciaron la explotación comercial de las fuentes de A Gándara y de Troncoso en Mondariz-Balneario.

Hotel Tálaso Atlántico
Termalismo
Termalismo

Las antiguas casas de baños de Catoira, Ponte Caldelas o Vila de Cruces utilizadas hace siglo y medio han desaparecido con el tiempo. La tradición continúa con aires renovados en Mondariz, Illa da Toxa, Cuntis y Caldas de Reis, que han sabido preservar este legado y completan hoy su interés como destinos termales con una variada oferta cultural y gastronómica y espectaculares paisajes para pasear al atardecer.

La fama inicial de las aguas termales de Pontevedra procedía de su eficacia para mitigar problemas respiratorios y el reumatismo, pero con el tiempo se han revelado además como grandes aliadas en los tratamientos de belleza, antiestrés o de adelgazamiento.

La fórmula del éxito de los balnearios de As Rías Baixas radica en que han sabido mantener la elegancia y el espíritu señorial que rodeaba a las instalaciones originales al tiempo que se modernizaban los edificios y se incorporaban las técnicas más innovadoras al cuidado del cuerpo y de la mente. Hoy son templos de salud y también de bienestar.

Hotel Carlos I