Patrimonio Cultural
Buscador

Monasterios

Majestuosas, pétreas, históricas. Así son las obras de la arquitectura religiosa que han dejado huella en la provincia de Pontevedra y en su patrimonio, de incalculable valor. As Rías Baixas rebosan espiritualidad por sus cuatro costados y prueba de ello son los numerosos monasterios e iglesias que podemos encontrar a lo largo y ancho del territorio.

San Lourenzo de Carboeiro (Silleda)

En el municipio de Silleda, inmerso en un hermoso valle en la ribera del río Deza, podemos visitar una de las joyas de la arquitectura románica de Galicia, el monasterio de San Lourenzo de Carboeiro. Esta construcción, levantada sobre la antigua ermita de “Égica”, fue fundada en el siglo X por los condes don Gonzalo y doña Teresa.

En su época de máximo esplendor, entre los siglos XI y XII, se lleva a cabo la edificación de la iglesia, claramente influenciada por las obras de la catedral de Santiago. La nave mayor está compuesta por tres tramos separados por pilares con columnas adosadas y capiteles con decoración vegetal. La fachada oriental, quizás la más impresionante de este templo, está formada por una gran ábside de triple capilla sobre un pedestal de gran tamaño.

San Lourenzo de Carboeiro
San Lourenzo de Carboeiro

Santa María de Aciveiro (Forcarei)

En las proximidades de la serra do Candán, enForcarei, podemos encontrar este antiguo monasterio románico, que perteneció a la Orden del Císter, construido en el año 1135 bajo la tutela del rey Alfonso VII. Su estructura sigue un estilo muy propio de esta orden religiosa ya que sus dependencias -cocina, refectorio, scriptorium, sala capitular, caballerizas y celdas de los monjes- se distribuyen en torno al claustro.

Este cenobio, Monumento Histórico Artístico y declarado como Bien de Interés Cultural (BIC), cuenta con dos preciosos y sencillos jardines y una iglesia, de planta basilical, dividida en tres naves y tres ábsides de estilo románico. En la parte norte podemos encontrar la puerta de una antigua fábrica románica. La fachada, formada por ábsides semicirculares y una imagen de la Virgen con el niño en su regazo en el tímpano, destaca por su sobriedad; fue totalmente reformada en el siglo XVIII.

En el interior resaltan un falso triforio en la nave central, espacio de unos 36 metros de longitud y 12 de altura, con columnas decoradas con diversos capiteles, y la imagen de la Última Cena en el retablo. En la actualidad está totalmente rehabilitado y funciona como complejo hotelero.

Santa María de Aciveiro
Santa María de Aciveiro

San Xoán de Poio (Pontevedra)

San Xoán de Poio

En este municipio, que linda con la ciudad de Pontevedra y que cuenta con magníficas vistas a la ría, se encuentra otro de los referentes de la arquitectura religiosa de la provincia, el monasterio de San Xoán de Poio. Esta construcción, de la que se tiene constancia desde el año 942, está formada por dos cenobios, un antiguo convento benedictino y un segundo mercedario. Este monasterio cuenta con dos claustros, el de las procesiones, del siglo XVI y el del cruceiro, construido en el siglo XVIII.

Su iglesia aúna diferentes estilos como el renacimiento o el barroco. De este templo podemos destacar el retablo del Altar Mayor, realizado en el año 1735, con imágenes de mercedarios, de la Virgen de la Merced y de San Juan Bautista, y el retablo de la capilla del Cristo, donde se encuentra el sepulcro de Santa Trahamunda.

Un magnífico jardín que alberga el hórreo más grande de Galicia y la escalera principal barroca de la época de la Orden de la Merced son otros de los elementos emblemáticos del conjunto religioso.

San Salvador de Lérez (Pontevedra)

El monasterio de San Salvador de Lérez, cuyo origen se remonta al siglo IX, fusiona elementos estructurales de diferentes estilos arquitectónicos como el barroco o el neoclásico. Este monasterio, de la orden benedictina, fue reformado en diferentes épocas y un ejemplo de ello es la ampliación que sufrió en el siglo XVII para albergar el Colegio de Artes y Filosofía.

De su construcción original se conservan la escalera, parte del claustro y el patio. En la fachada de estilo barroco de esta iglesia neoclásica destaca la imagen de San Benito, reconocido como el más milagroso y al que se honra cada 11 de julio con la Romería de San Benitiño de Lérez, declarada Fiesta de Interés Turístico de Galicia.

San Salvador de Lérez
San Salvador de Lérez

Santa María de Armenteira (Meis)

Inmerso en la naturaleza del monte Castrove, en el municipio de Meis, podemos encontrar el románico monasterio de Santa María de Armenteira, absorbido por la Orden del Císter en el siglo XII, cuando se llevó a cabo la construcción de la actual iglesia. El templo es lo único que se conserva del monasterio primitivo.

De su arquitectura austera destacan el gran rosetón central que decora la fachada y el claustro del siglo XVI, con arcos de medio punto y bóveda de crucería. En su estructura los contrafuertes separan las tres naves que rematan con ábsides semicirculares. Una leyenda sobre el origen de este monasterio dice que Ero, un caballero de la corte de Alfonso VII, decidió construirlo a petición de la Virgen en un sueño, para redimirse de su incapacidad de tener hijos con su mujer.

Desde el año 1989 una pequeña comunidad de monjas cistercienses habita el monasterio y ha logrado una magnífica labor para la conservación de este monasterio, que además es una hospedería.

Santa María de Armenteira
Santa María de Armenteira

Santa María de Oia

Este monasterio benedictino cuyo origen se remonta al siglo XII, catalogado en la actualidad como Bien de Interés Cultural, cuenta con una localización privilegiada a orillas del océano Atlántico. La arquitectura de este monasterio, que perteneció a la Orden del Císter, integra elementos de diversos estilos como el románico, el gótico o el barroco. Algunas de las estancias más destacadas de esta construcción son la sacristía, el claustro, los cuartos monacales, la biblioteca, la torre o la fachada de la iglesia.

La iglesia, de origen románico, tiene planta de cruz latina y en ella destacan algunos elementos como la bóveda estrellada, que cubre el coro del siglo XVI, o el retablo mayor, de estilo manierista del siglo XVII. La fachada del templo y la torre del campanario, ambos de estilo barroco, tienen su origen en el siglo XVIII.

Santa María de Oia
Santa María de Oia

San Salvador de Camanzo (Vila de Cruces)

San Salvador de Camanzo

Este monasterio benedictino de Vila de Cruces fue fundado en el siglo X por los condes don Gonzalo y doña Teresa. Durante el periodo de máximo esplendor del monasterio, en el siglo XII, coincidiendo con la terminación del monasterio de Carboeiro, se edificó una iglesia en el año 1166, de planta basilical, que cuenta con tres naves y tres ábsides. En la fachada de este templo, que se conserva en la actualidad, podemos encontrar la figura de San Salvador esculpida en el tímpano.

Del antiguo monasterio de esta construcción declarada como Bien de Interés Turístico apenas quedan hoy algunos restos, como la arcada de la sala capitular, formada por arcos semicirculares sobre dos columnas ornamentados con adornos de hojas y bolas.

San Pedro de Tenorio (Cotobade)

San Pedro de Tenorio

El origen del monasterio de San Pedro de Tenorio, en Cotobade, se remonta al siglo X ya que hace su aparición en una serie de documentos del monasterio de San Salvador de Lérez, en Pontevedra, del año 1073. De la antigua arquitectura románica de este monasterio de la orden benedictina sólo se conservan el antiguo claustro y la esquina suroeste de la iglesia, junto con algunas piezas como un óculo, antiguo rosetón de la fachada.

Este conjunto arquitectónico cuenta con una iglesia barroca, construida sobre otra anterior de origen románico, que data del siglo XVIII. El claustro, de planta rectangular del siglo XVI, es de estilo barroco clásico y tiene dos alturas y tres alas. Además, cuenta con un magnífico jardín de naranjos.

San Pedro de Ansemil (Silleda)

Antiguamente esta iglesia contemporánea del monasterio de San Lourenzo de Carboeiro, cuyo origen se remonta a los siglos IX y X, fue un convento habitado por monjas benedictinas. Esta construcción está formada por dos capillas que crean una simbiosis entre dos estilos arquitectónicos diferentes: el románico y el gótico.

La capilla románica, de planta basilical, está formada por tres naves con tres tramos divididos por pilastras. La fachada principal destaca por la ornamentación de cuatro capiteles con diferentes motivos: uno con dos leones, dos de ellos con decorado vegetal y, el último, una representación de la decapitación de un personaje.

Contigua a la románica, se encuentra la capilla gótica en honor a Santa Ana, conocida también como capela Señorial dos Deza pues incluye en su interior el sepulcro del caballero don Diego Gómez de Deza, que data del año 1341. Sobre la puerta principal hay una imagen de la virgen con el niño, que popularmente se denomina “La Virgen de la Leche”. Además, de esta última capilla destacan las ménsulas de los voladizos, que presentan diversos motivos.

San Pedro de Vilanova de Dozón (O Mosteiro)

San Pedro de Vilanova de Dozón

En la parroquia de Santa María de Dozón podemos encontrar los restos de este antiguo convento, fundado en el siglo XII, del que se conserva casi de forma intacta su iglesia, una obra del románico que se ha mantenido prácticamente sin modificaciones. Podemos decir, ya que existe documentación al respecto, que doña Guntroda Suárez funda este convento en sus tierras para las monjas benedictinas.

Esta construcción, de una sola nave de planta rectangular, unida a un ábside semicircular mediante un tramo recto, presenta una disposición arquitectónica muy peculiar. Está formada por tres fachadas y un ábside semicircular dividido en cinco tramos por dos pares de columnas y un tramo recto enmarcado por pilastras. La fachada sur corresponde con la parte en la que se encontraba el antiguo monasterio. En el interior de esta austera y sencilla obra del románico los muros están completamente vacíos.

San Bartolomé de Rebordáns (Tui)

San Bartolomé de Rebordáns se encuentra en la localidad de Tui, y muy próxima a su catedral. Fue iglesia monástica primero con los benedictinos y más tarde con la orden religiosa de los agustinos hasta el siglo XV. Durante los siglos XI y XII fue sede de los obispos tudenses y por tanto ejerció como catedral de Tui en esa época.

El templo, que sustituyó a uno anterior prerrománico, está edificado con la materia prima por antonomasia de Galicia, el granito. En las reformas que sufrió en el siglo XII es notoria la influencia arquitectónica de la catedral de Santiago. En el siglo XVIII se suprimió la fachada románica por la actual. Lo más destacado son las capillas absidiales con capiteles, conservados de la construcción original.

En su interior podemos encontrar murales que representan diferentes escenas, como la degollación de San Juan Bautista y la cena de Herodes, o diversas imágenes sobre la Pasión de Cristo, realizadas aproximadamente en el año 1600 por el taller de la familia Serveira.