Fiestas en Rías Baixas

Cultura

Literatura

Paisajes inspiradores

As Rías Baixas son musa y escenario literario desde el medievo

La ría de Vigo inspiró a los trovadores medievales gallegos y a Jules Verne. Emilia Pardo Bazán encontró un remanso de paz para escribir en el balneario de Mondariz y en las tierras de Deza, al igual que María Vinyals halló la atmósfera idónea para dejar volar su imaginación en el castillo de Soutomaior, por el que correteó de niña y al que invitó a grandes personajes de la época.

La vida en Vila de Cruces fue la principal fuente de la que bebió Xosé Neira Vilas. Vilanova de Arousa vio nacer y espoleó la creatividad de Ramón María del Valle-Inclán, al igual que el talento de Francisco y Julio Camba. Bernardino Graña, el poeta del mar, cantó a los pescadores de Cangas y a la fuerza e inmensidad del paisaje de O Morrazo; y un cordón umbilical irrompible une a Cambados con Ramón Cabanillas, cuya escultura observa el horizonte sentado en un banco de la villa.

Pontevedra y Vigo han sido históricamente, y todavía son hoy, semillero de escritoras y escritores

Castelao pasó los años centrales de su vida en una Pontevedra que vivía entonces uno de sus grandes periodos de efervescencia intelectual. Cantares Gallegos, obra que marcaría el Rexurdimento de la lengua gallega, se imprimió en 1863 en Vigo. Ambas ciudades fueron históricamente y hasta hoy semillero de escritoras y escritores, de cuna unos y llegados de diferentes lugares otros, todas y todos imbuidos de su rico ambiente literario.

El idilio de la provincia de Pontevedra con el mundo de las letras abarca todos sus rincones. La lista de creadoras y creadores nacidos en As Rías Baixas se extiende desde el medievo hasta nuestros días, y personalidades venidas de otras provincias y latitudes vivieron aquí episodios fundamentales o centrales de sus vidas. Álvaro Cunqueiro, María Victoria Moreno, Carlos Casares, Agustín Fernández Paz y una larga nómina de creadoras y creadores son más que ilustres pontevedresas y pontevedreses de adopción.

Otras y otros tienen aquí sus raíces, como la brasileña Nélida Piñón, con orígenes en Cotobade. Y las estancias breves también dejaron su huella en grandes escritoras y escritores universales. En Verne, que dio a conocer al mundo los tesoros de Rande; o en Julio Cortázar, que se daba baños “como Poseidón” en Nigrán. Una tierra que respira literatura en su idiosincrasia, cultura y paisajes mágicos.