Sierra de O Candán: el secreto mejor guardado

Descubre bellos bosques autóctonos, praderas, una rica fauna y antiguas aldeas en esta cadena montañosa del interior de la provincia de Pontevedra

¿Quieres ascender a mil metros de altitud y sentir cómo el aire te eleva? Lo tienes a tu alcance en la sierra de O Candán, entre Lalín y A Estrada, una de las cadenas de montañas más extensas de la provincia de Pontevedra y goza de una fuerte singularidad. Aquí nacen el río Lérez, el Umia y varios afluentes del Deza.

no te pierdas ...

  • Pueblo de Grobas
  • Aldea de Bustelos
  • Sistema Fluvial Ulla-Deza
  • Fervenza das Minas
Serra do Candán
Aldea de Groba

El eco de las antiguas aldeas

Bajar a pie hasta el pueblo de Grobas es toda una experiencia en pleno monte virgen y libre que nadie debería dejar de probar. Allí podrás escuchar el canto de los pájaros o el sonido de un arroyo, oler el refrescante aroma a tierra mojada después de llover, observar los verdes tonos de las plantas, disfrutar de un valioso patrimonio arquitectónico y evocar la vida en la Galicia de antaño a través de las piedras de las antiguas viviendas. Una aventura en contacto con la naturaleza pura.

Su cumbre está dominada por matorrales y grandes rocas y, a sus pies, disfrutarás de extensos robledales, praderas y una importante muestra de arquitectura popular. ¡Ponte en marcha!

El alto de San Bieito nos ofrece una impactante panorámica del valle del Deza

Por la sierra de O Candán discurre una ruta de senderismo de carácter circular, de dificultad media y con un recorrido de cerca de 12 kilómetros. El trayecto destaca por su variada flora, con abedules, robles o rebollos, y por su fauna, ya que te brinda la posibilidad de divisar algún búho real o halcones peregrinos, difíciles de localizar en otros puntos de As Rías Baixas.

Serra do Candán
Aldea de Ventosela

Este sorprendente itinerario arranca en la aldea de Bustelos. Un camino empedrado nos invita a caminar dos kilómetros hasta la aldea abandonada de Grobas, un lugar enigmático donde contemplar el bosque de ribera que la protege.

Aquí comienza la ascensión hasta el alto de San Bieito, que nos ofrece una impactante panorámica del valle del Deza, aún más al teñirse de los colores del otoño. Caminar por el borde de la montaña te hará vibrar de emoción para, a continuación, descender hacia Ameixedo, pisando las hojas caídas de un bosque de castaños y robles.

Seguimos camino entre prados y zonas húmedas hasta llegar a Porto Marín y divisar el puente de madera del río Deza. En este punto se da media vuelta hacia el bosque para atravesar por un puente de piedra el Rego das Grove, cerca de la aldea de Grobas.